Vídeo: Los últimos pasos de Diana Quer - ABC

Rastrean todas las llamadas realizadas en A Pobra para localizar a Diana Quer

Los agentes quieren descartar «zonas sensibles» cercanas al lugar donde se perdió la pista de la joven

A Pobra do CaramiñalActualizado:

La familia de Diana Quer, la joven de 18 años desaparecida el pasado domingo en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal, sumó ayer un día más de angustia a la infructuosa búsqueda de su hija. Ni los perros del servicio cinológico ni las batidas han logrado por el momento arrojar luz sobre una desaparición que mantiene a esta pequeña población costera en vilo. Lo último que se sabe de la joven madrileña es que envió un alarmante mensaje de texto a un amigo contándole que un hombre la estaba intimidando. «Morena, ven aquí», rezaba ese texto que los investigadores están analizando.

Es precisamente el teléfono móvil de la joven el que ahora centra todos los esfuerzos en torno al caso. Según han confirmado a ABC fuentes cercanas a la investigación, los agentes estan llevando a cabo un «rastreo tecnológico». O, lo que es lo mismo, están tratando de localizar el móvil de Diana para conocer su posición pese a que el aparato lleva apagado desde el domingo. Además, se están analizando todas las llamadas que en las doce horas siguientes al momento de la desaparición recibieron los repetidores de Cima de Vila (en Boiro) y el de A Tomada (en A Pobra).

«Alguien la tiene retenida»

Los datos que de estos exámenes se extraigan —y que también permiten ubicar el lugar desde donde se realizaron esas llamadas— pueden ser claves a la hora de detectar intercambios telefónicos que aporten nuevos indicios a un caso, por el momento, rodeado de incógnitas.

De forma paralela, las unidades encargadas de la investigación han empezado ya a rastrear todas las imágenes grabadas por las cámaras de las dos carreteras que dan acceso al pueblo. Es decir, la comarcal AC-305 y los últimos tramos de la autovía AG-11. La Guardia Civil busca vehículos sospechosos que en la madrugada del suceso transitasen por estas vías.

Las labores de búsqueda tratan, de igual modo, de descartar «zonas sensibles» próximas al paraje donde se vio a Diana por última vez. De ahí que se hayan revisado pozas interiores y parte de la costa más próxima al camino que Diana debía recorrer hasta llegar a su casa, en la aldea de Cabío. También está colaborando en los rastreos el servicio aéreo del Instituto Armado y los guías caninos, que ayer fueron incapaces de localizar un solo rastro de la madrileña. «Esa es la mejor noticia. Que no encuentren nada es bueno», afirmó el padre de Diana, Juan Carlos Quer, a este medio durante las labores de búsqueda. Según los padres de Diana, que insisten en que la joven no se marchó voluntariamente, «alguien la tiene retenida». «Están trabajando en todas las direcciones y es esencial que la gente vea su fotografía porque Diana podría estar ahora mismo en cualquier parte, incluso en Baleares», asegura el progenitor. Tanto la familia como los investigadores hacen hincapié en la necesidad de que si alguien presenció algo extraño aquella noche dé constancia de ello. Y el mensaje parece haber calado entre los vecinos de un pueblo que lleva días empapelado con la fotografía de Diana. Tal y como confirmaron fuentes municipales, han sido varios los habitantes que se han dirigido a la Policía Local para hacerla partícipe de sus testimonios. Uno de estos informantes podría haber señalado un Audi A3 color negro que esa noche estuvo en el lugar y que le resultó sospechoso. Pero nada más ha trascendido al respecto.

Mensajes de Facebook

Mientras los agentes de las unidades judiciales se emplean a fondo para dar con Diana Quer, la familia espera noticias desde la casa de veraneo. Allí acudieron ayer algunas de las amigas de la desaparecida y también una patrulla de la Guardia Civil que mantiene a los progenitores al tanto de las pesquisas. Muy afectada por la ausencia de noticias, la madre de la joven quiso enviar un emotivo mensaje a su hija. «Vamos a seguir buscándote, no te vamos a dejar sola», afirmó. En la misma línea, la hermana menor de Diana publicó una carta ayer en un perfil de Facebook abierto para ayudar a localizar a la joven. «Cada día, hora, segundo que paso sin ti es cada vez más largo», escribió.

Sobre el último lugar donde Diana fue vista, un testigo corroboró la presencia de la joven frente a una pizzería ubicada al final del paseo marítimo al filo de las 2.30 de la madrugada. Esta localización coincide en tiempo y lugar con el trayecto que Diana debía recorrer hasta llegar a la vivienda familiar, ubicada en la aldea de Cabío. Desde la pizzería, la joven tendría que haber atravesado un paraje poco transitado en el que los feriantes suelen aparcar sus vehículos. El recorrido completo –que Diana conocía bien– ocupa unos 20 minutos andando, pero en algún punto de este camino su rastro se perdió.