Carmen Avendaño, esta mañana, llegando a los juzgados de Vilagarcía
Carmen Avendaño, esta mañana, llegando a los juzgados de Vilagarcía - EFE

La querella por honor del narco Oubiña

El traficante cambadés se verá en los juzgados con Carmen Avendaño. La ha demandado por afirmar se dedicaba a otras cosas además de la venta de hachís

SantiagoActualizado:

Laureano Oubiña volverá el próximo 27 de febrero a los juzgados, pero esta vez es él acusador y no el acusado. El narco cambadés, conocido como el Pablo Escobar gallego, se ha pasado buena parte de su vida en prisión por delitos relacionados con el tráfico de hachís y blanqueo de dinero. Pero ahora ha decidido defender su honor. Oubiña ha puesto una demanda contra Carmen Avendaño, la madre coraje contra la droga en los años 80, que hoy preside la Fundación Érguete de ayuda a la reinserción de drogodependientes y otras personas vulnerables. El cambadés le reclama un euro de compensación por las declaraciones realizadas por Avendaño en una entrevista radiofónica, en las que entiende que lo acusó de dedicarse al tráfico de otro tipo de drogas y no sólo de hachís.

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) ha celebrado esta mañana una vista previa al juicio que acabó sin acuerdo. La presidenta de Érguete ha decidido no retractarse. «En una entrevista dije que el se dedicó toda la vida a otras cosas. Él interpreta que me refería a la heroína, pero es algo que yo no mencioné para nada», explica Avendaño en declaraciones a ABC. El cambadés, que decidió no acudir a la vista, envió a su abogado, Gerardo Gayoso. El letrado ha explicado que si Avendaño «reconocía que fue una manifestación equivocada», su cliente retiraba la demanda «sin problemas».

«Yo estoy muy tranquila, no tengo la sensación de haber cometido ningún error. Dije lo que dije y lo sostengo, quién está ofendido es él», sostiene Avendaño. La presidenta de Érguete recuerda que en los años en los que encabezó la lucha de las madres contra la droga, Oubiña «era muy faltón y nos llamaba locas». Cree que el cambadés pretende «volver a la palestra», tras abandonar la prisión en febrero del año pasado tras concedérsele la libertad condicional por su edad (71 años entonces), su comportamiento en la cárcel y sus problemas de salud. «Ya dijo cosas gravísimas de mí, que yo vivía de la asociación y me aprovechaba de las subvenciones y cosas así», recalca Carmen Avendaño, quien asegura estar tranquila por tener que volver a encontrarse cara a cara con Laureano Oubiña.

Según informa Ep, a la salida de la vista Gerardo Gayoso ha aseverado que su cliente «admite, porque así es público y notorio», haber estado condenado y haber cumplido condena por tráfico de hachís, «que no causa grave daño a la salud». Sin embargo, considera que no se puede permitir que «un personaje público como Carmen Avendaño utilice los medios de comunicación para vulnerar el derecho del honor» del narco cambadés. El abogado de Laureano Oubiña ha asegurado que, además de una rectificación pública, en su demanda le solicitan a Carmen Avendaño una indemnización de tan solo un euro.

«Nosotros no queremos hacer negocio con este caso, pero por ley es obligatorio cuantificarla», explica. Además, ha añadido que en caso de que la jueza fallase a favor de la acusación y dictaminase una indemnización de mayor cuantía «esta sería donada a la asociación San Francisco de Asís de ayuda a los toxicómanos».