Galicia

Preguntas y respuestas sobre el accidente de O Porriño

La investigación busca aclarar si el siniestro se debió a un error humano y las autoridades afirman que el tren era seguro

Un bombero del operativo de Emenrgencias, en O Porriño (Pontevedra)
Un bombero del operativo de Emenrgencias, en O Porriño (Pontevedra) - EFE

Las incógnitas todavía superan a las certezas en todo lo que rodea al accidente de tren de la localidad pontevedresa de O Porriño (Pontevedra). Estas son algunas de las primeras preguntas ya resueltas y de las incógnitas que la investigación irá resolviendo con el paso de los días.

¿De quién es propiedad el convoy?

Está claro que el servicio se presta conjuntamente entre Comboios de Portugal (CP) y Renfe. En un comienzo, se especuló con que el convoy de la serie 592 pertenecía a la operadora portuguesa, pero su presidente, Manuel Queiró, lo negó en declaraciones a SIC Notícias: «El tren es de propiedad común». Sin embargo, Renfe sostiene que el tren se alquiló a Portugal, puesto que se trata de un modelo que ya no circula por la red ferroviaria estatal. Se fabricó en los años 80 y, antes de comenzar su periplo por las rutas del Duero y el Miño, se revisó en las oficinas españoñas de Integra.

¿El viaje era seguro?

El máximo responsable de CP asegura que el tren cumplía con todos los requisitos de seguridad, a pesar de ser un «camello» con más de treinta años de antigüedad y que no puede superar los 140 km/h. El ministro en funciones de Fomento, Rafael Catalá, confirmó que el tren siniestrado había pasado un chequeo «rigurosísimo» en el mes de mayo, y otra revisión ordinaria, un día antes del accidente en Oporto. Del mismo modo, el maquinista fallecido tenía, según Correio Da Manha, 22 años de experiencia en la empresa y ya había completado varias veces la ruta entre Oporto y Vigo. La vía estaba dotada de sistemas de seguridad ASFA y señalización luminosa en caso de exceso de velocidad.

¿Cuáles pudieron ser las causas del accidente?

En estos momentos, se investiga la posibilidad de que el tren cambiara de vía debido a unas obras que se estaban acometiendo en los enclavamientos del trazado. Sin embargo, Catalá no ha aventurado nada definitivo. El tren debía aminorar la velocidad, pero un fallo en la comprensión de la señalización no se contempla por ser el maquinista de procedencia lusa. El ministro afirma que los «estándares» entre uno y otro tendido son muy parecidos. No se descarta el error humano y tampoco el técnico o de procedimiento. Las primeras versiones apuntaron a un choque primero con el puente y después con la torreta de iluminación.

¿Corre peligro la vida de algún herido?

De los 47 heridos contabilizados, el primer balance del Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha indicado que 11 han recibido el alta, 9 están hospitalizado en planta y 27 son evaluados en urgencias. Hay, además, cuatro hombres que han fallecido.

¿Quién se está encargando de la investigación?

La investigación corre a cargo del Juzgado de Instrucción número 2 de O Porriño. También, desde las primeras horas posteriores al accidente, Adif comunicó que abriría sus propias pesquisas. Hasta el momento, se desconoce si el análisis de la caja negra, ya extraída, se realizará en colaboración con Comboios de Portugal. El presidente de CP se limitó a aclarar que «compartirán esfuerzos para aclarar las responsabilidades» del caso. Adif ha activado el Plan de Asistencia a Víctimas de Accidentes Ferroviarios y sus Familiares (PAVAF) y ha habilitado un número telefónico para los afectados: 900 101 020.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios