Galicia

Podemos sale reforzado del reparto de sillones en el grupo de la Marea

Carmen Santos será, con Antón Sánchez, la mano derecha de Villares en la Cámara

Carmen Santos y Luís Villares, en una imagen tomada el pasado verano
Carmen Santos y Luís Villares, en una imagen tomada el pasado verano - EN MAREA

Podemos tiene la llave interna del grupo parlamentario de En Marea. Una mayoría que se ha vuelto a evidenciar tras la distribución de cargos resuelta ayer durante una reunión conjunta en la sede de O Hórreo. La secretaria general de la formación morada en Galicia, Carmen Santos, será la viceportavoz segunda de la confluencia, codo a codo con Antón Sánchez, elegido viceportavoz primero. Para uno de los dos puestos vacantes en la Mesa, será propuesta la militante de Esquerda Unida, Eva Solla.

La hegemonía de Podemos no queda restringida a los puestos de dirección, sino que se refleja también en los representantes que En Marea enviará a las ocho comisiones permanentes del Parlamento. Los siete diputados afines ocuparán 10 de los 16 puestos asignados al rupturismo como líderes de la oposición. El triunfo de Santos en el reparto es múltiple. De un lado, consigue un puesto de visibilidad que la dirección del partido, tanto la gallega como la madrileña, esperaban que se formalizara. Por otro, sigue manteniendo un control como referente de la organización mayoritaria en la Marea, lo que le asegura un altavoz a tener en cuenta en las decisiones colectivas. Y tercero, algunos de los críticos con su liderazgo obtienen puestos de segundo orden. Es el caso de los diputados Marcos Cal y Luca Chao, miembros de la corriente «En Confluencia Podemos» contraria a la de Santos en las primarias. Cal llevará el departamento de Medio Ambiente, dentro de la Comisión de Obras Públicas e Servizos, junto con el área de Deportes; y Chao asumirá Universidade y Emigración.

Negociaciones

Antes de que se constituya la legislatura el próximo viernes, Villares deberá ir despejando otras cuestiones de organización que no le competen solo a él. Por encima de todas están las conversaciones abiertas con los grupos por los puestos de la Mesa. Durante la tarde de ayer, la negociación vivía otro capítulo con una «reunión de trabajo» entre En Marea, el PSdeG y el BNG. El portavoz dejó clara su exigencia de que la condición de líder de la oposición «quede reflejada», con el nombramiento de Solla como vicepresidenta segunda del legislativo. En el encuentro, se abordó la propuesta de intercambiar las bancadas para la legislatura que viene. Así, los populistas pasarían a sentarse en el lugar que hasta ahora ocupaba el PSdeG. El acuerdo, al cierre de esta edición, todavía no se había sellado. Las conversaciones pondrán a prueba la voluntad de «generosidad» anunciada por Villares.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios