El filicida confeso, tras su detención hace ahora un año
El filicida confeso, tras su detención hace ahora un año - EFE
CRIMEN DE OZA

Piden la prisión permanente revisable para el filicida que mató a su hijo el Día de la Madre

Acabó con la vida de su hijo hace ahora un año. Se lo llevó a un bosque y lo apaleó en la cabeza

SantiagoActualizado:

Un año después de Marcos Mirás reconociese haber acabado con la vida de su hijo asestándole un fuerte golpe en la cabeza con una pala en la localidad coruñesa de Oza, se conoce ya la pena a la que este parricida confeso se enfrentará. Por la gravedad del crimen cometido, que coincidió con la celebración del Día de la Madre, las acusaciones solicitan prisión permanente revisable. Se trata de un caso similiar al protagonizado por David Oubel en Moraña, único condenado en España a esta pena después de degollar a sus dos hijas con una radial. El juicio, que se celebrará previsiblemente a la vuelta del verano, se llevará a cabo con un jurado popular encargado de decidir si el autor confeso era consciente de sus actos.

Esa es precisamente la baza que jugará la defensa para que Mirás esquive la condena más extrema que contempla el Código penal actual. Sobre su participación en el brutal crimen, el abogado del filicida insiste en que él no era consciente de lo que hacía y ahora tiene recuerdos muy difusos de lo sucedido, afirma al exponer los problemas psiquiátricos del acusado

Fue el propio hombre, detenido a las pocas horas del crimen después de esconderse en un hotel cercano al barrio en el que vivía tras su separación, el que dirigió a los agentes al lugar boscoso donde se halló el cadáver. Se trata de una plantación de eucaliptos muy conocida por él, ya que en este municipio, el de Rodeiro, residía parte de su familia.