Coté, durante el juicio en Castellón
Coté, durante el juicio en Castellón - EFE

«Perdí el conocimento varias veces durante la liposucción»

Las víctimas del falso médico ferrolano narran ante la Audiencia de Castellón las presuntas prácticas en la clínica de Vinaroz

SantiagoActualizado:

Cerca de una veintena de expacientes del falso médico ferrolano, José Manuel López «Coté», desfilaron este jueves por la sala de vistas de la Audiencia de Castellón, donde el acusado están siendo juzgado por delitos de estafa, lesiones e intrusismo. Entre los testimonios de las personas que se citaron en la clínica de Vinaroz en la que presuntamente Coté practicaba la medicina pese a no contar más que con un título de Bachillerato destacó el de una joven que se sometió a un tratamiento liporreductor. El ferrolano le ofreció operarla para someterla a una liposucción que realizó «con anestesia local». Atendiendo al estremecedor relato de la víctima, la intervención se convirtió en una pesadilla durante la que llegó a perder el conocimiento «en varias ocasiones» debido al dolor.

Según narró ante el tribunal encargado de juzgar al falso doctor, «el dolor fue insoportable» durante la extracción de la grasa, que se realizó con unas cánulas. Después de la operación, anotó la testigo que ayer prestó declaración, «me enseñaron varios botes con la grasa que me habían sacado». Las supuestas prácticas médicas protagonizadas por el ferrolano también incluían, a tenor de las declaraciones escuchadas, otro tipo de intervenciones como extracciones de bultos para corregir desvíos nasales. Al hilo de esta acusación, uno de los testimonios llegó a revelar que Coté le había extraído a una niña de solo 12 años un bulto que, les dijo, «podría ser precancerígeno» para realizarle una biopsia.

No tiene formación médica

El fiscal del caso pide para el falso médico un total de 23 años de prisión, que se suman a los 334 que el Ministerio Público solicita en una causa abierta en Ferrol por la gestión de la clínica que Coté regentaba en esta ciudad y que aún está a espera de fecha de juicio. La vista oral en la Audiencia de Castellón se retomará la próxima semana con nuevas declaraciones de testigos y el testimonio de varios peritos. A lo largo de esta semana, los agentes que participaron en el desmantelamiento de la clínica de Vinaroz aseguraron que se encontraron con medicamentos caducados y algunos no autorizados. También testificó el director de la secretaría de doctorado de la Universidad de Sevilla, que constató que la formación del procesado «no le permitía ejercer como médico».

La presidenta de la Asociación de Afectados por Intrusismo Médico, Esther Fontán, espera que el proceso sirva para depurar responsabilidades a espera de que se celebre el juicio de Ferrol, en el que Coté será preguntado por el fallecimiento de un joven —siempre según las palabras del fiscal ferrolano— «a causa del gravísimo retraso en el diagnóstico provocado por la conducta negligente del acusado».