Galicia

Los partidarios de Cancela fían a un congreso federal su supervivencia

La gestora designa a Fernández Leiceaga como portavoz en O Hórreo. Los críticos esperan a la celebración del Comité Federal para promover cambios

Pilar Cancela, en la sede del PSdeG en la rúa de O Pino
Pilar Cancela, en la sede del PSdeG en la rúa de O Pino - M. MUÑIZ

La gestora socialista mantuvo ayer un encuentro semiclandestino en O Pino. A pesar de que estaba sobre la mesa el nombramiento de Xoaquín Fernández Leiceaga como portavoz parlamentario, algunos diputados no tenían conocimiento de la reunión, tal y como confirmó ABC, ni se convocó a la prensa para dar cuenta de los acuerdos. Fue a través de una nota remitida a las 18.2O horas cuando se anunció oficialmente la designación del candidato a la Xunta como portavoz. Además, según pudo confirmar este periódico, la gestora analizó los últimos movimientos de la dirección federal de cara a la investidura de Rajoy. Fuentes socialistas confirmaron que la gestora fía su continuidad a la celebración de un congreso y a una reelección hipotética de Sánchez.

De hecho, afiliados próximos a la dirección gallega están promoviendo una recogida de firmas para forzar la convocatoria de un congreso federal. La cabecilla es una militante en la agrupación de Orense, Eva Maldonado, quien desde la disolución de la Ejecutiva de Pedro Sánchez no ha dejado de espolear a la militancia de base. Ayer mismo se preguntaba en las redes sociales: «¿Sabéis lo bonito que es que el cartero venga hasta la cabeza de sobres llenos de firmas de militantes socialistas? Y añadía la etiqueta: «Militantes en pie». El llamamiento a la militancia es secundado por otros fieles a Gómez Besteiro y a Pilar Cancela. Uno de ellos es la concejala en San Cibrao das Viñas (Orense) y miembro de la gestora, Bibiana Iglesias, quien reivindica en su cuenta de Twitter el «no es no» o se hace eco de los mensajes de los barones socialistas afines al exsecretario general. En la misma línea trabaja el exalcalde de Ribadavia, Marcos Blanco, o el antiguo colaborador de «Pachi» Vázquez y exsenador, Miguel Fidalgo. La propuesta también aglutina a los llamados «positivos» del PSdeG, capitaneados por el abogado coruñés Pablo Arangüena, y a los dirigentes de agrupaciones lucenses.

Por su parte, los críticos se mantienen al margen. Tanto desde Orense como desde Vigo se guarda silencio. Tras el nombramiento de Leiceaga simplemente se apuntó: «La nueva dirección ya hará lo que tenga que hacer». Además, ratificaron su estrategia de «esperar a la celebración del Comité Federal para tomar medidas y pedir responsabilidades políticas a la gestora gallega».

Comité Federal

La nueva estrategia de los críticos es consecuencia del guión previsto. Tras salir todos los «notables» a pedir la renuncia de Cancela y Leiceagay ver que no surte efecto van a esperar a la celebración del Comité Federal y del debate de investidura para plantear cambios en O Pino. En medio de las estrategias cruzadas resulta llamativo el silencio de Xoaquín Fernández Leiceaga y de sus colaboradores. Según pudo confirmar este diario, las lealtades están «reorientándose» y desde el entorno del candidato se mantiene un «contacto frecuente» con Susana Díaz. El portavoz lanzó distintas señales a dirigentes federales para mostrarles su predisposición a colaborar en una nueva etapa tras la investidura. De tal forma que la lealtad plena hacia el proyecto de Sánchez vuelve a descansar en Gómez Besteiro y en Cancela.

Y dentro de la variedad de familias que tiene el PSdeG también hay espacio para los versos sueltos. Desde Amoeiro (Orense), afiliados como el catedrático de la Universidad de Vigo, Juan Carlos Mejuto, y el activista José Manuel Montero se lanzan proclamas a favor de la celebración urgente de un congreso gallego. En concreto, Montero reflexiona instando a Cancela a convocar un «cónclave» y cargando contra los críticos: «Propongo sustituir la voluntad de la militancia del PSdeG por una reunión de un selecto grupo de personas en el Paz Nogueira». Por su parte, el profesor Mejuto utiliza la ironía ante las advertencias del riesgo de «podemización del PSOE» realizadas por dirigentes federales.

La iniciativa de los «outsiders» orensanos es secundada por otros militantes que de forma más anónima hacen suyos mensajes del jefe de su tribu. Algunos incluso se diferenciaron en la forma de celebrar la Fiesta Nacional. Los partidarios de Sánchez imitaron a Podemos para cuestionar la fiesta y confesaron estar «hasta el gorro» del patriotismo ignorando las razones del fondo de la celebración y la declaración como fiesta nacional por parte de un gobierno socialista. Y los más leídos repartieron entre sus fieles la consigna oficial: «Por lo que nos une».

Incertidumbre

La estrategia de todos los bandos en las próximas semanas es someter el debate gallego a las claves de la política nacional. Todos las familias saben que sus estrategias están condicionadas a lo que ocurra en la capital de España y de ahí que dirijan sus proyecciones a lo que pasa en la dirección federal. Lo único visible de momento es que Pilar Cancela sigue teniendo la llave de la sede de O Pino y que Xoaquín Fernández Leiceaga ya actúa como portavoz en el Parlamento.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios