Galicia

El párroco atracado con violencia en Vigo conocía a uno de los asaltantes

El sacerdote, de 83 años, está en coma inducido tras ser operado por un derrame en el cerebro

Parroquia viguesa donde ocurrió el violento asalto
Parroquia viguesa donde ocurrió el violento asalto - WIKIPEDIA/HombreDHojalata

El párroco del popular barrio vigués de Santa Rita permanece en coma inducido tras haber sido operado al padecer un derrame cerebral como consecuencia del atraco sufrido el pasado sábado en la sacristía. El ataque se produjo con enorme violencia y sin que el sacerdote pudiera esperarlo, ya que al menos uno de los asaltantes era una persona que ya había acudido en otras ocasiones a esta misma iglesia. De hecho, en el momento de la agresión, con el templo vacío, acababa de pedirle al cura, Antonio Rodríguez Suárez, de 83 años, que le confesara.

Aunque los ladrones no han sido detenidos, sí están identificados, pues según apuntan desde el Arzobispado de Tui-Vigo, «con anterioridad ya fueron a la parroquia a pedir dinero, servicios o a vender chatarra», aunque se cree que en realidad estaban ya estudiando las horas y los días con menos feligreses para poder perpetrar su asalto. La parroquia de San José Obrero y Santa Rita es muy concurrida por la devoción a esta segunda, que protagoniza cada año una multitudinaria procesión. Eligieron un sábado a media tarde y con buen tiempo. Eso les permitió actuar y huir. Se trata de dos hombres jóvenes y extranjeros cuya nacionalidad no se ha facilitado.

Los ladrones, dos jóvenes extranjeros identificados pero sin detener, se llevaron mil euros y piezas de valor

Mientras el primero estaba en la sacristía con el religioso, el segundo aprovechó para robar el dinero de los lampadarios. Acontinuación, entró a la sacristía y ambos se abalanzaron sobre él; le quitaron las gafas —que después de llevaron como parte del botín—, le propinaron patadas en la espalda, le arrojaron al suelo y le dieron puñetazos en la boca, según el relato facilitado a ABCdesde esta pequeña diócesis del sur de la Comunidad. Los delincuentes abandonaron el lugar con unos mil euros y varias piezas litúrgicas de valor, además de la cartera del sacerdote con su documentación.

Ofició misa pese a los golpes

A pesar de lo ocurrido, ofició misa esa tarde y después fue a denunciar lo ocurrido y a ser atendido en las urgencias del hospital Xeral, anexo a la iglesia de Santa Rita. No obstante, «no le encontraron nada», según indicó el sobrino del párroco en declaraciones a Ep. El domingo se seguía encontrando mal y acudió de nuevo al médico. En ese momento fue trasladado de urgencia al Álvaro Cunqueiro, donde fue operado por un derrame en el cerebro «producido por los golpes» de los atracadores. En la tarde de ayer, el anciano permanecía en coma inducido, aunque la intervención quirúrgica había terminado de forma «satisfactoria».

No es el primer incidente de este tipo que ocurre en Galicia en los últimos años, aunque la mayor parte de las veces estos asaltos se producen en el rural. Algunos tuvieron peores consecuencias, pues en septiembre de 2014 la mujer que cuidada a un sacerdote en Padrón murió asfixiada en el asalto a la casa rectoral. Y en marzo de 2015, Adolfo Enríquez, párroco de Vilanova dos Infantes (Orense), murió de un golpe en la cabeza en un atraco en el que desapareció la Virgen de Cristal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios