Galicia

El océano de Cela inunda el Gaiás

El legado del Nobel gallego recala en Santiago con la muestra de su centenario tras pasar por la Biblioteca Nacional

El conselleiro de Cultura y otras autoridades escuchan las explicaciones del comisario Adolfo Sotelo
El conselleiro de Cultura y otras autoridades escuchan las explicaciones del comisario Adolfo Sotelo - CONCHI PAZ

Dos relojes reciben y despiden a quien se sumerge desde hoy y hasta el próximo 19 de febrero en el océano de Camilo José Cela. Las facetas del poliédrico premio Nobel gallego inundan la tercera planta del Museo Centro Gaiás, en la Ciudad de la Cultura de Santiago, para celebrar el centenario de su nacimiento. Adolfo Sotelo, decano de la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona y uno de los mayores estudiosos del escritor de Iria Flavia, comisaría esta muestra con 600 piezas que se custodian en la Fundación Cela. Se trata del mismo conjunto que ya pasó este año por la Biblioteca Nacional en Madrid —con montaje de Marta Villar Sanjurjo— y que ahora se galleguiza.

Medalla del Nobel. Original del máximo reconocimiento en literatura logrado en 1989
Medalla del Nobel. Original del máximo reconocimiento en literatura logrado en 1989- FUNDACIÓN CELA

El itinerario «humano, literario y cultural» por Cela se detiene en sus novelas más célebres: «La familia de Pascual Duarte» (1942), «Viaje a la Alcarria» (1948), «La Colmena» (1951) y «Mazurca para dos muertos» (1983). Los manuscritos —con sus habituales tachones— y las primeras ediciones de muchas de sus obras se presentan al visitante. También se presta atención a su ingente epistolario y a sus artículos en prensa a lo largo de seis décadas, entre ellos, la serie «El color de la mañana» en ABC hasta la víspera de su muerte.

A sus infinitas colecciones (de botellas firmadas por personajes como Picasso, Pla, Aleixandre, Severo Ochoa..., esquelas, caricaturas, vitolas de puros...) se suman piezas como su carnet de periodista, la mochila de su excursión por Guadalajara, el retrato de su madre que inaugura la exposición por la trascendencia que tiene en su figura o sus coqueteos poco afortunados como pintor y actor. «Cela es mucho más pintor escribiendo que pintando», afirmó su amigo César González-Ruano. Diversos audiovisuales permiten regresar a las versiones cinematográficas de sus novelas o a los discursos de los premios que fue atesorando y de su entrada en 1957 en la Real Academia Española, «donde tuvo mucho poder», explica Sotelo. Todos los doctorados honoris causa recibidos a lo largo del mundo cuelgan sobre los ropajes académicos más especiales para él, entre ellos, el de la Universidad de Santiago.

Galicia, presencia constante

«Cela era muy gallego. Es algo que los propios gallegos no siempre han comprendido», sostiene el comisario. En su ecuador, la muestra dedica una sección específica a Galicia, aunque la tierra natal del Nobel —que vivió parte de su vida en Mallorca y Madrid— está presente en todo el recorrido. En ella se pueden leer artículos dedicados a varias localidades o aspectos del terruño («Domingo de Pascuilla en Padrón», «Elegía de La Coruña», «La flor insignia de Galicia»...) o incluso un anuncio de la Xunta protagonizado en 1991: «Elixa a calidade de Galicia». «Es junto a Valle-Inclán el gran escritor gallego del siglo XX, aunque no escribiera en gallego», señala. En la exposición se encuentra, también, el poema «Romance de la historia natural», escrito en la lengua de Rosalía.

El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, inauguró ayer la muestra que se podrá disfrutar hasta el 19 de febrero de martes a domingo, de 10.00 a 20.00 horas, de forma gratuita. Hay visitas guiadas todos los días a las 18.30 y los fines de semana, además, a las 12.30.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios