La embarcación, este miércoles atracada en su amarre de la Marina Juan Carlos I, en Sanxenxo (Pontevedra)
La embarcación, este miércoles atracada en su amarre de la Marina Juan Carlos I, en Sanxenxo (Pontevedra) - MIGUEL MUÑIZ
SOCIEDAD

El nuevo superyate de Amancio Ortega ya luce en Sanxenxo

La embarcación, de 47 metros de eslora, procede del astillero holandés Feadships, especialistas en barcos de lujo a medida, y todavía no tiene nombre

SANTIAGOActualizado:

Amancio Ortega podrá disfrutar este verano de su última adquisición, un megayate de lujo de 47 metros de eslora, de fabricación holandesa, que ya luce atracado en el amarre que el fundador y máximo accionista de Inditex tiene desde hace años en la Marina Juan Carlos I de Sanxenxo (Pontevedra). El barco fue botado el pasado mes de octubre en los Reales Astilleros Holandeses de la empresa Feadships, especializada en construir embarcaciones a medida en el más alto estándar concebible, pero estos días ha llegado al que, por el momento, será su puerto base en la capital de las Rías Baixas gallegas.

El deslumbrante yate no exhibe nombre en su popa, aunque el astillero bautizó la embarcación cuando la presentó públicamente como «Proyecto 697». Entonces, reconoció que era un encargo que realizaba «para un experimentado propietario» que ansiaba «revisitar la era clásica de los yates Feadship» al tiempo que incorporaba las últimas novedades tecnológicas. Esa mezcla, de innovación y clasicismo, es la que define este «Proyecto 697», diseñado por el estudio De Voogt, uno de los más prestigiosos de Holanda.

En el interior se han empleado materiales nobles como paneles de nogal, láminas de roble, techos de madera blanca y, en el exterior, superficie de teca

Según la información facilitada por el propio astillero, este «697» guarda reminiscencias con otros diseños clásicos de Feadship de comienzos de los 90, como el «Aurora» de 1992. En su ficha técnica, detalla que el barco dispone de un camarote doble y otros cuatro dormitorios para ocho invitados, permitiendo una tripulación de nueve miembros. Además de los 47 metros de eslora, tiene 9 metros de manga y casi 3 de calado. En su interior destaca el empleo de materiales nobles como paneles de nogal, parqué de láminas de roble, techos de madera lacada en blanco y teca para las superficies exteriores.

Sus dos motores MTU 12V2000M72 le proporcionan una velocidad máxima de 14,5 nudos y una autonomía de 4.000 millas náuticas, casi para cubrir una travesía ida y vuelta desde La Coruña hasta Venecia (4.400 millas náuticas) sin necesidad de repostar. Eso sí, pasar por la gasolinera para llenar el tanque, con el diésel a 1,2 euros, supondrá alrededor de 60.000 euros. Calderilla para un empresario que, solo en dividendos de Inditex, percibirá a lo largo de este año 1.386 millones de euros.

Imagen del yate tras su botadura en el astillero
Imagen del yate tras su botadura en el astillero - FEADSHIP

Se desconoce el coste de la embarcación, que llega a Sanxenxo apenas un año después de que Amancio Ortega adquiriera su anterior yate, el «Drizzle», de 67 metros de eslora, por el que desembolsó unos 30 millones de euros. Precisamente, el excesivo tamaño de este habría llevado a la adquisición del barco holandés, de dimensiones más reducidas y, por tanto, más fácilmente amarrable en los pantalanes de puertos deportivos de Galicia y España, donde no siempre es fácil encontrar plaza para megayates.

La pasión de Ortega por el mar no es nueva. En Sanxenxo se recuerda al «Valoria», el primer gran yate de la familia, adquirido en 2004 y vendido en marzo de 2017. Con 30 metros de eslora, fue habitual ver a la familia Ortega surcando las aguas mediterráneas de la Costa Azul a bordo del «Valoria». El año pasado estrenó el «Drizle», también salido del astillero holandés Feadships.