Un fotograma de la serie «Fariña», con el narco Miñanco en primer plano
Un fotograma de la serie «Fariña», con el narco Miñanco en primer plano - ABC

«Un narcotraficante no es un benefactor, no es más que un vendedor de veneno»

Desde la Fundación Gallega contra el Narcotráfico hacen una llamada a la precaución «ante la proliferación de publicaciones que actualmente abordan el fenómeno del narcotráfico»

SantiagoActualizado:

«Bienvenidas sean las series, libros, publicaciones, programas... que hablen del narcotráfico. Hablar del tema, visualizarlo, es muy importante y positivo (...) pero hay que separar la ficción de la realidad». Así arranca el comunicado que la Fundación Gallega contra el Narcotráfico ha remitido ante la ola de informaciones sobre los narcos gallegos, convertidos en una suerte de fenómeno que, alertan desde la FGCN, «conviene aclarar». Lo primero, indica el gerente Fernando Alonso, es que «en el caso gallego y en términos generales las situaciones que se retratan en muchos casos son historia, el relato de un periodo bochornoso en el que el narcotráfico, aprovechando la aceptación social del contrabando, trató de asentarse y legitimarse en nuestra sociedad. Un tiempo oscuro que llegó a comprometer seriamente el futuro de nuestra tierra. Desde aquel entonces hasta hoy las cosas han cambiado, y mucho».

En clara referencia a algunas series protagonizadas por narcos históricos de la ría, Alonso afirma que «un narcotraficante no es ningún benefactor, no es más que un vendedor de veneno, un delincuente que hace mucho daño a su propia tierra, causando el dolor de miles de familias. Y no es ningún filántropo. Sucede en todas las sociedades donde la mafia prospera, el criminal, que negocia con muerte y sufrimiento, trata de comprar respeto social con dinero sucio, manchado de sangre».

De ahí que el activista en la lucha contra el tráfico de drogas en la Comunidad gallega insista en que «el tiempo inicial en el que el narcotráfico gozaba de impunidad y lo contaminaba casi todo está superado. Aunque el problema no está -ni mucho menos- resuelto, hoy la realidad es otra en Galicia: el tráfico de drogas es una actividad criminal y muy peligrosa, pero marginal. Y esto es muy importante».

Desde la Fundación contra el narcotráfico también han querido reforzar una idea, la de que los narcos ya no campan a sus anchas por Galicia pero el tráfico de drogas sigue siendo un problema de primer orden. «Galicia es hoy un referente en el rechazo social al narcotráfico -un elemento imprescindible para el éxito de cualquier estrategia antidroga- y una comunidad pionera en la implantación de diversas medidas encaminadas a potenciar la lucha antidroga. Tan cierto como esto, y absolutamente compatible con lo anterior, es el hecho de que actualmente en Galicia y en España seguimos teniendo un grave problema con el tráfico de drogas».