Juan Soto - El garabato del torreón

La música necesita ayuda

En las actuales condiciones, la Semana de Música del Corpus de Lugo y el ciclo de órgano pueden tener los días contados

Juan Soto
Actualizado:

Lugo está a punto de entrar en su Semana de Música del Corpus. Con casi medio siglo de historia, decana de los festivales gallegos de música clásica, complementada desde 2014 con un importante ciclo de órgano. Una y otro son posibles gracias a la capacidad y el esfuerzo de sus organizadores, inasequibles al desaliento y capaces de sobreponerse, casi heroicamente, a una larga lista de incomprensiones y adversidades que van desde la cicatera colaboración de las instituciones públicas hasta la despectiva actitud de asociaciones profesionales y empresariales. En asuntos culturales, los gallegos ya sabemos (y los lucenses, mejor que nadie) que hay que arar con estos bueyes (y ustedes perdonen el modo de señalar). Y es esa certeza la que nos obliga a decir la verdad sin rodeos: en las actuales condiciones, la Semana de Música y el ciclo de órgano pueden tener los días contados.

En previsión de que lo que hoy parece minoración acabe en cesación, tal vez haya llegado el momento de replantearse un modo de financiación distinto al actual, el cual, reconozcámoslo, empieza a chirriar de modo peligrosamente desafinado. Al respecto, quizá fuera procedente recuperar y reactivar el espíritu de aquel ‘Patronato pro Música’, creado en 1973 con tutela del Ministerio de Educación y Ciencia, cuyo director general de Bellas Artes, Florentino Pérez Embid (andaluz de Huelva, numerario del Opus y monárquico de Don Juan), dejó hacer —con entera libertad de movimientos y manga ancha presupuestaria—, a su subdirector, Ramón Falcón, un lugués de Castro de Rei con quien su provincia todavía tiene deuda sin saldar. El patronato se marcó, desde su misma publicación en el BOE, dos objetivos esenciales: la creación de un conservatorio superior de música y la colaboración (tengo el BOE delante) «en la organización de las Semanas de Música del Corpus Lucense y otros análogos que puedan celebrarse». De aquel patronato formaban parte, entre otros, el alcalde, el presidente de la Diputación y sus homólogos del Círculo de las Artes y la Sociedad Filarmónica. Sus logros están a la vista y son la mejor prueba de su provechosa utilidad para Lugo. No lo echemos al olvido sino que, como se dice ahora, démosle una pensada.

Juan SotoJuan Soto