Tormenta eléctrica en una imagen de archivo
Tormenta eléctrica en una imagen de archivo - SXENICK/EFE

Más de doce mil rayos cayeron sobre Galicia en dos días de agosto

Las tormentas del 27 dejan el cuarto mayor número de descargas desde que hay registro

SantiagoActualizado:

El informe climatológico del mes de agosto publicado ayer por el servicio meteorológico autonómico pone cifras a la intensidad de las tormentas que ya se dejó notar en cuantiosos daños en cultivos y bienes.Las lluvias torrenciales, acompañadas de granizo y aparato eléctrico, de los días 26-28 —asociadas a un fenómeno meteorológico denominado depresión aislada en niveles altos— han dejado datos significativos para los registros históricos: en esos pocos días, cayeron sobre la Comunidad más de doce mil rayos y 8.086 se concentraron en una única jornada, convirtiendo al 27 de agosto en el cuarto día con mayor concentración de rayos desde el inicio de la serie, en el año 2010.

El informe mensual de Meteogalicia también constata datos importantes de precipitación, con hasta 150 litros por metro cuadrado en puntos localizados de la comarca de Orense en los tres días señalados, o los 16,3 litros en una hora medidos en Santiago en la jornada del 28. Cifras que en cualquier caso se corresponden con episodios puntuales y localizados y que no alteran la clasificación global de agosto como un mes ligeramente seco.

En cuatro de las cinco ciudades analizadas por Meteogalicia (Santiago y las cuatro capitales provinciales), el número de días de lluvia fue inferior a la media de los últimos treinta años: sólo Lugo, con cinco jornadas con precipitación, supera el valor promedio, mientras que los 32 litros acumulados sitúan a la ciudad dentro del rango esperable. En el caso de Orense, los tres días de tormentas permiten a los meteorólogos hablar de un mes «muy húmedo», con 43 litros de precipitación acumulada, muy por encima de la media climática de 16-23. En Santiago y Pontevedra el mes fue seco.

En cuanto a las temperaturas, agosto destacó por la acusada variabilidad, dejando oscilaciones que van desde los 42 grados medidos en Leiro (Orense) a los 1,6 negativos que los termómetros marcaron el día 10 en la localidad de Calvos de Randín. El valor medio de las temperaturas máximas fue de 25,6 grados. Los datos más bajos se registraron principalmente en la Mariña lucense, la comarca de Ortegal y Cabeza de Manzaneda, con máximas en el entorno de los 18 grados. En el extremo opuesto, las máximas superaron los 33 grados en la comarca del Miño. En cuanto a las mínimas, el valor medio fue de 12,9 grados; A Limia registró los datos más bajos, con cifras en el entorno de los 6,4 grados, y Vigo, los más altos, con termómetros que alcanzaron los 19 grados en las horas más frías del día. La anomalía de la temperatura media fue de +0,50 grados, aunque nuevamente con importantes contrastes: desde los +2 grados de la comarca do Carballiño a los -1 en de Bergantiños y Costa da Morte.