Galicia

En Marea y el Bloque evitan las críticas a la represión chavista

Ambas formaciones muestran sólo su preocupación por la conflictividad que atenaza Venezuela

Villares ayer en el Parlamento de Galicia
Villares ayer en el Parlamento de Galicia - EFE

Ni una condena explícita, ni una leve crítica contra la deriva autoritaria del régimen de Nicolás Maduro. En Marea y el BNG mostraron ayer su preocupación por la conflictividad que atenaza Venezuela, pero sin mostrar a pecho descubierto su oposición al autogolpe perpetrado por el chavismo. Más bien al contrario.

El líder de los rupturistas en el Parlamento, Luís Villares, se centró en el «intento de golpe de estado» que no más de dos decenas de militares trataron de llevar a cabo desde un cuartel de la región de Carabobo. «Existe gente que, no conforme con cómo se desarrolla el conflicto, pretende solucionarlo por las armas», reflexionó el magistrado en excedencia a preguntas de los medios. «Nosotros preferimos que hablen las urnas y no las armas». La asonada, liderada por el capitán Juan Carlos Caguaripano y abortada enseguida por el régimen, sirvió a la confluencia para equiparar las actuales circunstancias del país caribeño con las del golpe que derrocó el gobierno de Allende en Chile. Villares, además, se mostró favorable a la opinión de Anova, la organización que llegó a calificar de «elecciones limpias» el proceso de la Constituyente. «Observadores del ámbito de la ONU no llegaron a poner en cuestión el resultado», añadió.

Desde las filas nacionalistas, el diputado Luís Bará señaló que «se deben respetar» las instituciones «legales» que maneja Maduro e hizo un llamamiento a «no echar más leña al fuego», en referencia al levantamiento militar. El Bloque solicita «que se eviten los actos violentos», que la formación condena«rotundamente», para intentar abrir «un proceso de diálogo».

Toda la actualidad en portada

comentarios