Xulio Ferreiro durante un acto este miércoles en La Coruña
Xulio Ferreiro durante un acto este miércoles en La Coruña - EFE

La Marea acepta que el Consultivo estudie la compra de pisos a un afín

La oposición aprueba una moción del PP, que pide depurar responsabilidades

SantiagoActualizado:

El Consello Consultivo dictaminará si la compra de pisos a un afín a la Marea Atlántica se hizo conforme a las reglas. En un pleno extraordinario celebrado este miércoles en María Pita, la oposición secundó en bloque una iniciativa del PP para que el gobierno cediera al órgano toda la información sobre el proceso, envuelto en sospechas. El partido del alcalde, Xulio Ferreiro, optó por la abstención.

La sesión venía precedida por un nuevo varapalo contra el ejecutivo. Pero esta vez desde dentro de la institución: un informe de la asesoría jurídica —encargado por el propio equipo de Ferreiro— detectó indicios de nulidad en una de las dos adquisiciones realizadas en favor de Toni Lodeira Zas, simpatizante de la formación de Ferreiro y colaborador de Ada Colau en Barcelona. En el escrito, los juristas del consistorio recomendaban no solo dar marcha atrás a la operación, sino dejar que el Consultivo tomara cartas en el asunto por medio de un estudio y posterior dictamen preceptivo. Este miércoles la oposición hizo suyo ese consejo. Y el gobierno lo aceptó.

Lo que en un principio iba a ser un concurso ordinario para ampliar el parque de vivienda pública en La Coruña se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para el ejecutivo coruñés. Desde el PP, su portavoz Rosa Gallego reclamó la dimisión de Xiao Varela y Alberto Varela, los dos ediles responsables de un «escándalo sin precedentes», y cuya palabra ha quedado en entredicho tras «intentar negar» cualquier tipo de irregularidad. «Si tuviesen un poco de dignidad deberían dimitir y renunciar a sus responsabilidades después de lo que han dicho durante estos últimos meses». La polémica fue cogiendo cuerpo a medida que se descubría que los inmuebles habían sido registrados como «oficina» o «local comercial», o que no cumplía con los requisitos de superficie estipulados en las bases.Por ambos el Concello pagó a Lodeira 145.865 euros.

El ejecutivo, por su parte, basa su defensa en que los incumplimientos fueron de «carácter menor» y en todo caso «subsanables». Según Varela, encargado de Rexeneración Urbana, todos los trámites se realizaron «siguiendo las bases»; y las dudas reflejadas por la asesoría jurídica se deben únicamente a que uno de los inmuebles no cuenta con «la altura necesaria» para incorporarse al catálogo de vivienda pública.

De Cuarto Milenio

Pero en la bancada socialista se apuntó además a otra posible irregularidad. José Manuel Dapena denunció que se hubiese publicado la adjudicación de las operaciones pero no el acuerdo previo al que obligaban los pliegos. «Es un guión con digno del programa de Iker Jiménez, porque se toman decisiones del pasado con datos del futuro», apostilló.

En el BNG, la referente municipal Avia Veira aseguró que la decisión de elevar el caso al Consultivo es «lo más higiénico» y censuró la «imagen pésima» que el gobierno local está ofreciendo del Concello herculino.