Alberto Varela - Crónicas Atlánticas

Malas noticias Alberto Varela

Ojalá sigamos sin prestarle demasiada atención a las páginas económicas, será que la cosa marcha razonablemente bien

Las malas noticias suelen eclipsar a las buenas, publique usted una desgracia y tendrá miles de visitas, un suceso feliz acaba pasando desapercibido. Es una pena, porque tanta negatividad acaba nublando el entendimiento y de vez en cuando conviene quedarse con lo bueno, por lo menos para tener una existencia más placentera.

Durante los largos años de crisis las páginas salmón de la prensa ganaron peso y todo el mundo se familiarizó con ellas: que si primas de riesgo por las nubes, ERES que se aprobaban y Producto Interior Bruto que no dejaba de bajar. Un susto cada día y todo el mundo pendiente. En los cafés oíamos eso de... «ya lo dije yo», «esto va a ir a peor» y «a ver quién es el próximo»... ¡Qué horror ese poder de atracción de la mala noticia!

Ahora, que la cosa parece que está cambiando —crucemos los dedos—, el lector de periódicos sigue fiel a sus filias y fobias y se vuelve a olvidar de la actualidad económica. Recuperan protagonismo los sucesos, la política pura y dura y los deportes, pero a riesgo de aburrirles con cosas que sólo interesan a cenizos les animo a que echen un vistazo rápido a las últimas noticias que hemos tenido en Galicia, porque somos la comunidad en la que más bajó el paro en Julio, crecen las exportaciones y la gente va perdiendo poco a poco el miedo a quedarse en la calle... poca cosa desde el punto de vista del interés informativo pero mucha para lo que es verdaderamente importante en el día a día del ciudadano.

Es cierto que el empleo es mayoritariamente temporal y también que podría estar mejor pagado, pero convengamos que mejor es tener trabajo que no tenerlo, y desde ahí todo lo que sea mejorar bienvenido.

Y ojalá sigamos sin prestarle demasiada atención a las páginas económicas del periódico, porque será indicador de que la cosa marcha razonablemente bien, pero si tienen un día malo de ánimo, échenle un vistazo a la ahora aburrida sección salmón. Verán que tiene su punto y resulta reparador para el espíritu.

Toda la actualidad en portada

comentarios