Monasterio de Bon Xesús de Trandeiras, una de las iglesias asaltadas
Monasterio de Bon Xesús de Trandeiras, una de las iglesias asaltadas - TURISMO DE GALICIA

Se llevan hasta las limosnas: a la caza de una banda que asalta iglesias en Orense

En los últimos quince días, la comarca de A Limia registró seis robos en templos del rural

SantiagoActualizado:

Todo objeto de valor es susceptible de ser robado: joyas, piezas de imaginería, hasta las limosnas de los fieles. Para esta banda que asalta iglesias en el rural de Orense, las iglesias son una mina en la que entrar, sustraer, y después colocar el botín en el mercado. En las últimas dos semanas, el grupo violentó el acceso a seis templos, todos ubicados en la comarca de A Limia, y se llevó consigo una serie de bienes que ahora los párrocos echan en falta.

El pasado 19 de abril ocurrió el primer robo. En el ayuntamiento de Sandiás, parroquia de Piñeira de Arcos, los asaltantes se quedaron con el dinero del cepillo; un modus operandi que repitieron días más tarde en el monasterio de Bon Xesús de Trandeiras, o en las iglesias de Abavides, Vilaseca y Zos (Trasmiras). En esta dos últimas, hurtaron 200 euros en limosnas y una cadena de oro que una devota había colocado a la virgen, según la información publicada por el diario La Región.

El último asalto perpetrado se registró en la iglesia de San Esteban (Sandías), la madrugada del pasado sábado. El párroco que iba a oficiar la misa del domingo percibió que la puerta, de madera de teca, fue forzada por los ladrones para acceder hasta el limosnero. «Tuvieron que hacer mucha violencia para descerrajarla», lamenta el cura, Manuel Fernández, en declaraciones al periódico orensano.

El rastro de los asaltos deja, no obstante, la huella de un grupo que conocen bien los santuarios. De momento, la Diócesis recomienda exponer lo mínimo imprescindible los objetos de valor, como los ofrecimientos de joyas por devoción, para minimizar los riesgos de un nuevo asalto.