Agentes de la Guardia Civil en la vivienda de la septuagenaria fallecida en Lalín
Agentes de la Guardia Civil en la vivienda de la septuagenaria fallecida en Lalín - CEDIDA
Presunto parricidio

En libertad la pareja acusada de asfixiar a una anciana en Lalín

Se trata del hijo de la víctima y su pareja, a los que el juez ha impuesto medidas cautelares

SantiagoActualizado:

La pareja detenida esta mañana por asfixiar presuntamente a una anciana en la parroquia lalinense de Sella quedó en libertad con la obligación de comparecer periódicamente en los juzgados. Los arrestados —el hijo de la víctima y su pareja sentimental— deberán presentarse semanalmente en dependencias judiciales, en el caso de ella, y cada quince días, en el caso de él, después de que la Guardia Civil apreciase indicios de su pesunta vinculación con la muerte violenta de la septuagenaria, a la que cuidaban desde hace unos ocho años. No obstante, ninguna de las partes, entre ellas la Fiscalía, ha solicitado prisión provisional para ambos, por lo que el juzgado determinó su puesta en libertad.

Según las pesquisas realizadas por el Instituto Armado y a espera del informe definitivo de la autopsia, la mujer —dependiente y «totalmente incapacitada para el desarrollo de sus actividades vitales»— falleció el pasado jueves día 1 en la vivienda que los tres compartían en Lalín. Sin embargo, la muerte no fue notificada al centro de salud hasta el día siguiente. Aunque en un principio se barajó la posibilidad de un fallecimiento por causas naturales, las inspecciones oculares realizadas por los agentes de la Benemérita junto con los resultados preliminares de la autopsia determinaron que la mujer falleció por asfixia y su cuerpo presentaba «signos de violencia».

Tras constatar estos hechos, la Guardia Civil procedió a detener al hijo de la septuagenaria por un presunto delito de encubrimiento y denegación de auxilio y a su compañera sentimental por un supuesto delito de homicidio. El Instituto Armado explicó que, en el caso del hijo de la víctima, cuando llegó a casa y su pareja le informó de que su madre podría estar muerta, «dejó transcurrir más de doce horas hasta que se presentó en el centro médico para solicitar ayuda». Por su parte, la mujer fue detenida, según argumentó la Guardia Civil, por la demora «claramente injustificada» en la comunicación del fallecimiento y el estado en el que la comisión judicial y la Guardia Civil encontraron la estancia donde apareció el cadáver en el interior de la vivienda.

Dependencia

Según relataron a Europa Press fuentes municipales, la pareja detenida por la muerte de la septuagenaria había solicitado ayuda al Concello de Lalín para realizar la valoración del grado de dependencia que sufría la víctima, pero no continuó con los trámites. Las mismas fuentes aclaran que la víctima tenía un seguimiento por parte de la trabajadora social del centro de salud del municipio, donde además de atención médica, recibía atención social. «El ayuntamiento le prestó todos los servicios que requirieron. Pidieron la valoración de la dependencia y no la continuaron», corroboró en declaraciones a Ep el concejal de Bienestar social de Lalín y primer teniente de alcalde, Nicolás González Casares.

Precisamente, en nombre del Concello de Lalín, González Casares quiso expresar su «dolor y consternación por lo sucedido. El teniente de alcalde del municipio pidió «que se aclare todo» cuanto antes, al tiempo que trasladó su «tristeza y apoyo» a toda la familia que la fallecida tiene en el ayuntamiento lalinense.