Un agente de la Policía Judicial, en una investigación por pederastia
Un agente de la Policía Judicial, en una investigación por pederastia - ABC

Juzgan a un padre que violó a su hijo desde los 4 a los 13 años mientras los insultaba

El acusado, que este miércoles se sienta en el banquillo, se enfrenta a 15 años de prisión

SantiagoActualizado:

La Audiencia Provincia de Pontevedra juzgará este miércoles a un hombre acusado de abusar sexualmente de su hijastro desde los cuatro a los 13 años. Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, el acusado convivía en la zona de Lalín con su mujer y el hijo menor de esta, al que reconoció y dio sus apellidos. Desde que el niño cumplió los cuatro años y hasta los 13, en que abandonó el domicilio para ingresar en un hogar de acogida, el Ministerio Fiscal considera probado que el acusado sometió a la víctima a «una serie de prácticas sexuales a las que el menor no podía negarse debido a su corta edad y temor que sentía respecto de su padrastro».

De hecho, el escrito recuerda que el hombre fue ya condenado en 2008 por sentencia firme por un delito continuado de malos tratos, una denuncia que motivó que la víctima «abandonase el domicilio familiar» en 2005 para ingresar en un centro de acogida. Durante las agresiones, añade fiscalía, el acusado «atemorizaba, insultaba y maltrataba a su hijastro» de manera continua, produciendo en él «un temor tan absoluto que impedía que pudiera negarse o rebelarse, o incluso contarlo a algún familiar».

Se enfrenta a 15 años

En 2015, la víctima acudió a una comisaría e interpuso una denuncia contra su padrastro por estos hechos, una versión que fue apoyada por un informe forense, en el que se evidencian «secuelas psicológicas» como «sintomatología ansiosa reactiva» compatibles con los hechos. Por un delito continuado de agresiones sexuales a un menor de edad, la Fiscalía pide para el procesado 15 años de prisión y alejamiento de la víctima, así como prohibición de comunicarse con él, durante 20 años. Del mismo modo, reclama que lo indemnice con 60.000 euros por las secuelas psicológicas causadas.