El exconselleiro de Economía, Javier Guerra
El exconselleiro de Economía, Javier Guerra - ABC

Javier Guerra rechazó en marzo una oferta de integración del PP vigués

Ciudadanos confirma «conversaciones avanzadas» para fichar al exconselleiro

SantiagoActualizado:

Elena Muñoz trasladó en marzo de este año una «generosa oferta» a Javier Guerra para que tanto él como sus militantes más próximos se integraran en la dirección del PP de Vigo, y se restaurara así la unidad del partido después de la fractura que se produjo en el congreso local de diciembre de 2016. Las fuentes consultadas, que evitaron detallar el contenido de la oferta, sí insisten en que era una propuesta ambiciosa, resultado de un proceso de acercamiento y conversaciones entre Muñoz, la actual presidenta local del partido, y el exconselleiro Guerra, quien desde hace meses negocia con Ciudadanos un posible cambio de siglas.

Sin embargo, Guerra declinó la oferta sin replicar una alternativa seria ni concreta, indican fuentes cercanas a la presidenta local. La versión del empresario es distinta: la propuesta no partió de Elena Muñoz sino que fue pedida por él «15 meses después del congreso local», lo que interpretó como falta de auténtica voluntad de integrar a su sector, con quien ha mantenido reuniones periódicas desde que se celebró el cónclave. En el último encuentro, celebrado este martes, Guerra habría reunido a medio centenar de sus más próximos para trasladarles un plazo de entre quince y veinte días en el que concretar el salto a la formación de Albert Rivera, huérfana de referentes en Galicia.

Conversaciones «avanzadas»

A pesar de esta oferta, en declaraciones a Europa Press, el exconselleiro de Economía del primer gobierno Feijóo consideraba que en el actual PP de Vigo no se cuenta ni con él ni con su grupo de próximos. De ahí que iniciara un diálogo con Ciudadanos para un posible salto a sus filas, un proceso en el que ha tenido como interlocutores a pesos pesados de la cúpula naranja: Fran Hervías, secretario de organización del partido, y José Manuel Villegas, número dos de la formación.

No ha trascendido cuál sería el papel de Guerra en la estructura gallega de Ciudadanos, partido que busca tanto un candidato para las municipales en Vigo como un nombre sólido para encabezar la candidatura pontevedresa en las siguientes generales y, por descontado, un perfil definido y conocido para concurrir a las autonómicas de 2020. Qué mejor cartel que un exconselleiro de Feijóo.

Una portavoz de Cs Galicia confirmó a ABC que hay «conversaciones avanzadas con Guerra», pero que por el momento «no es militante de Ciudadanos» ni hay una perspectiva establecida para que lo sea a corto plazo. Por su parte, el exconselleiro evitó confirmar o desmentir a este periódico su posible salida del PP: «Cuando tenga algo que decir, lo haré».

Desapego tras su cese

El distanciamiento de Javier Guerra y el PP tiene un claro punto de partida: el momento en que Núñez Feijóo lo sustituye tras las autonómicas de 2012 por Francisco Conde como conselleiro de Economía e Industria, y el empresario queda relegado como diputado raso del grupo popular en el Parlamento gallego.

La decisión del presidente no sorprendió ni a los excompañeros de Guerra en el gobierno ni a los dirigentes del PPdeG. Distintas voces recuerdan que Guerra se lamentaba con frecuencia de las exigencias que le suponía la actividad política a él, un reconocido empresario de éxito del sector textil, que se veía expuesto a la crítica política y mediática. «Si lo llego a saber, no acepto el puesto», repetía.

Sin embargo, su no continuidad abrió una brecha de confianza entre Guerra y el PP, un partido en el que milita desde hace 36 años, al que accedió desde Nuevas Generaciones y por el que llegó a ser concejal en Vigo, diputado en el Congreso, diputado autonómico y conselleiro. En el PP asisten con asombro a su posible marcha.