Alberto Núñez Feijóo y otras autoridades durante la inauguración
Alberto Núñez Feijóo y otras autoridades durante la inauguración - EFE

Inaugurados los dos primeros tramos de la autovía do Morrazo

Feijóo: «Esta es una infraestructura demandada por la gente y el tráfico»

SantiagoActualizado:

Los dos primeros tramos de la autovía de O Morrazo (Pontevedra) entraron en servicio ayer al filo de las 15 horas. En un acto previo a su apertura a la circulación, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, calificó esta obra como una infraestructura «demandada por la gente, las cifras, el rigor y los tráficos», y, por tanto, «imprescindible». Haciendo hincapié en esta idea y poniendo en valor la infraestructura, Feijóo remarcó que este es un «acto simbólico pero importante», porque esta obra —que se terminó «en plazo», pese a que este fue un invierno con muchas precipitaciones— permitió «mejorar la infraestructura» del Corredor do Morrazo y ayudará «a la gente» de la zona «a vivir mejor». En el transcurso de su intervención, el presidente también aprovechó para aludir al exconselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández. Así, recordó que «hace 15 años menos un día que se estaban iniciando» las obras de desdoblamiento del corredor, y a estas alturas «se cumplió la palabra dada».

Así las cosas, Núñez Feijóo apuntó a pie de carretera que solo falta «un tercio» de la obra, que se encuentra en ejecución y se espera que pueda abrir antes del verano de 2019. «Merecieron la pena las dificultades, buscar dinero donde no lo había» y acometer «una obra bien difícil, porque ampliaba la calzada siguiendo el trazado anterior» y contaba con puntos de «enorme complejidad», remarcó. A la ceremonia asistieron el vicepresidente del Gobierno gallego, Alfonso Rueda; la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez; y los alcaldes de los municipios de Vilaboa, Cangas, Bueu y Marín, entre otras muchas autoridades. No estuvo presente, sin embargo, la regidora de Moaña, Leticia Santos, que mostró así su disconformidad con la negativa de la Agencia Gallega de Infraestructuras (AXI) a reparar en un vial ciertos desperfectos que, asegura, derivan de las obras de conversión del corredor.