Román Rodríguez y Delmiro Prieto, presidente de Down Galicia
Román Rodríguez y Delmiro Prieto, presidente de Down Galicia - EFE

Una guía sobre Down y discapacidad apoya la inclusión escolar

El conselleiro sitúa la atención a la diversidad como condición para la equidad educativa real

SantiagoActualizado:

Los centros de enseñanza gallegos presentan el mayor porcentaje de integración educativa del alumnado con diversidad funcional, con un 91,9% de los estudiantes con necesidades especiales escolarizados en centros ordinarios. Con el fin de continuar avanzando en la inclusión real bajo la filosofía de que «cada niño disponga de las oportunidades y de las condiciones necesarias para el aprendizaje» —en palabras del conselleiro Román Rodríguez—, la Xunta ha presentado hoy un protocolo para la integración de estudiantes con síndrome de Down o discapacidad intelectual.

Acompañado por Delmiro Prieto, presidente de Down Galicia, y de parte de los especialistas del grupo redactor, el conselleiro ha defendido que uno de los pilares básicos para un sistema educativo realmente «equitativo» es la correcta atención a las especificidades del alumnado como camino para «convertir la diversidad en una oportunidad». Un camino, ha dicho, en el que la formación del profesorado constituye una pieza fudamental.

Así, Rodríguez ha destacado que, a día de hoy, 135 centros educativos de la Comunidad cuentan con un plan de formación en centros con línea específica de escuela inclusiva y atención a la diversidad y que todas las actividades de formación en centros cuentan con un módulo específico en convivencia, inclusión e igualdad, con 780 horas realizadas en lo que va de año y más de 9.000 profesores participantes. Respecto a las nuevas herramientas, ha informado Ep, Rodríguez ha avanzado que se van a poner en marcha dos grupos de trabajo (uno para la elaboración de un protocolo para la atención de alumnado con discapacidad auditiva y otro para alumnado de altas capacidades) y que se está trabajando en un documento sobre orientaciones metodológicas para una escuela inclusiva, entre otros elementos.

El Protocolo Down insta a buscar la estabilidad del profesorado que atiende a estos alumnos, potenciar la figura del tutor y promover la participación del alumnado en todas las actividades de grupo. La adaptación del ritmo de trabajo, la presentación de contenidos en distintas modalidades sensoriales o el establecimiento de normas son otras de las indicaciones, así como la interpretación flexible del currículo, con el establecimiento de los apoyos necesarios para la participación efectiva del alumno.