Galicia

La Guardia Civil intensificará el control contra el fuego en Orense

Medio Rural reprocha al alcalde de Verín que no tuviese sus brigadas operativas

Vecinos de Vilardevós colaboran en la extinción
Vecinos de Vilardevós colaboran en la extinción - BRAIS LORENZO/EFE

La Guardia Civil extremará la vigilancia contra los incendios forestales en el sur de Orense. La provincia ha resulado especialmente afectada en los últimos días por las llamas, con incendios como el de Verín que abrasó unas 1.400 hectáreas. En la zona ya están desplegadas las escuadras de caballería pero ahora se le sumarán los grupos Grupos de Reserva y Seguridad (GRS).

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, anunció ayer la ampliación del dispositivo. Junto a la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, Villanueva presidió en Santiago la reunión del Comité de Coordinación Policial anti incendios. Los nuevos efectivos prestarán especial atención a municipios como Verín y Cualedro, pero «sin descuidar otras zonas de Galicia», según remarcó el delegado del Gobierno. Además se intensificará la vigilancia aérea, incluso potenciando la presencia de drones. Actualmente el operativo policial contra el fuego cuenta ya en toda Galicia con más de 3.000 efectivos de la Guardia Civil, Policía Autonómica y Policía Nacional, destinados de forma directa o indirecta a los incendios forestales.

En lo que va de año, las fuerzas policiales detuvieron o investigaron a 128 personas como presuntos incendiarios. Villanueva resaltó que la cifra supera ya la registrada en el mismo periodo de 2016 y advirtió que «no va a quedar ningún incendio sin investigar» y que no se escatimará «ningún recurso para detener a los autores y ponerlos a disposición judicial».

La reunión sirvió también para realizar una evaluación de los fuegos más virulentos registrados este verano y de las perspectivas de evolución. La titular de Medio Rural, Ángeles Vázquez señaló que en julio y agosto la actividad incendiaria estuvo más concentrada en las provincias de Lugo y Orense, pero que también hubo focos en las de La Coruña y Pontevedra. Vázquez alertó de que las condiciones meteorológicas en el interior pueden complicar los fuegos. Citó los problemas de sequía que acarrean dificultades para el abastecimiento de agua y las temperaturas elevadas con un porcentaje de humedad inferior al 10% que provocan que «un árbol arda como si fuese paja».

Medio Rural no ha facilitado por el momento datos sobre el número total de hectáreas quemadas en Galicia durante este verano. La conselleira se excusó alegando que las cifras aún no están cerradas, pero sí aseguró que el número de fuegos bajó «entre un 10% y un 15%» durante el mes de julio, con «menos actividad incendiaria en lo que a focos se refiere», algo que se mantiene en agosto.

Reproche a Verín

Vázquez también se refirió a la petición por parte del Ayuntamiento de Verín de más medios para luchar contra el fuego, aprobada en el pleno municipal. Según informa Ep, reclamó «sensatez» a «los ayuntamientos y a los distintos grupos políticos», ya que «el fuego no es un problema político, es un problema de Galicia» y «cada uno ha de saber sus responsabilidades». Además, reprochó al Ayuntamiento la ausencia de las brigadas municipales durante el primer día del gran incendio. Frente a las críticas, la conselleira volvió a reiterar que el operativo funciona «muy bien» y está perfectamente coordinado.

Toda la actualidad en portada

comentarios