Galicia

Galicia rescata a un «cerebro» para dirigir su centro aeroespacial

El laboratorio ficha a Antonio Castro, que llega de la Agencia Espacial Europea

El ingeniero Antonio Castro García dejará de ser un ejemplo para ilustrar la llamada «fuga de cerebros». Desde ayer, es el primer director general del Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia (Cinae). Un laboratorio nacido hace apenas un año con un objetivo entre ceja y ceja marcado en sus estatutos: «Contribuir al fortalecimiento, crecimiento y mejora de la industria a través de la excelencia en la investigación».

El de Castro era un perfil que se adaptaba a las exigencias del Cinae. Dejará el puesto que ocupaba desde el año 1998 en la Agencia Espacial Europea, al que había llegado después de pasar por agencias de Italia, Francia y el Jet Propulsión Laboratory de la NASA. A pesar de desarrollar su trabajo fuera de las fronteras de Galicia, ya se había involucrado en proyectos con la Universidad de Vigo, como los denominados «Xatcobeo» y «Humsat». La dirección valoró su experiencia en la gestión de contratos que suman un valor de casi 200 millones de euros.

Ahora llega a una institución formalmente constituida como fundación, en cuyo patronato se encuentran, además del rector de la Uvigo, Salustiano Mato, directivos de otras entidades como la Zona Franca de Vigo, Airbus, el Consorcio Aeronáutico Gallego o la Unión de Empresas Aeronáuticas. Fue el propio Mato, como presidente de la cúpula, el encargado de anunciar ayer el nombramiento en rueda de prensa para «desarrollar el proyecto estratégico del centro» y darle proyección internacional. Desde Vigo, en colaboración con Portugal, se participa en varias convocatorias europeas.

Futuro inmediato

Castro se encontrará sobre la mesa varios compromisos adquiridos con otras compañías y la firma de dos nuevos contratos con la marca catalana Aitech para colaborar en su misión «Aistechsat2». Con la misma empresa podría llegar a cerrarse otro en el corto plazo para el control de un satélite desde las instalaciones del Cinae, con lo que se aseguraría una carga de trabajo por valor de 335.000 euros

El segundo contrato, por valor de 160.000 euros, se formalizará con la Xunta —a través de la Axencia Galega de Investigación— para empezar a colaborar con otros centros públicos y privados en tareas de «investigación, captación y retención del talento».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios