Caballero y Formoso, en el centro, junto a otros cargos socialistas
Caballero y Formoso, en el centro, junto a otros cargos socialistas - EFE

Formoso da la voz de alarma por la imagen del PSdeG en las ciudades

El presidente provincial de La Coruña confiesa estar «muy preocupado» por la situación interna

SantiagoActualizado:

Sonoro toque de atención de Valentín González Formoso hacia los problemas de credibilidad de los socialistas en las grandes ciudades. El líder del PSdeG en la provincia de La Coruña y presidente de la Diputación herculina reflexionó ayer sobre la capacidad de seducción del partido y, en mitad de la crisis que atraviesa la agrupación de la ciudad coruñesa, reclamó «poner toda la carne en el asador» para que los comicios de 2019 supongan un revulsivo.

«Estamos muy preocupados, francamente muy preocupados, por la imagen que damos en las ciudades», alertó Formoso, dejando la puerta abierta incluso a que los problemas se extiendan fuera del perímetro urbano.

La semana ha sido particularmente difícil para los socialistas gallegos. El pasado martes, nueve miembros de la ejecutiva local del PSdeG en La Coruña presentaron su dimisión por discrepancias con la actual líder municipal, Eva Martínez Arcón, considerada afín a Gonzalo Caballero. Y aunque algunas voces amenazan con seguir el ejemplo y tomar la puerta de salida, la dirección autonómica de la organización minimiza la brecha.

Formoso, en cambio, reclama hacer una «reflexión» para que llegado el momento de configurar las listas «en las ciudades se escojan los mejores candidatos». La amenaza de verse superados de nuevo por el rupturismo, e incluso ver achicado su espacio por el auge de Ciudadanos, está ahí. «No es admisible que en algunas ciudades la expectativa del PSOE pase por ser la cuarta fuerza política», insistió el presidente provincial, informa EP.

Caballero, por su parte, señaló el bagaje de la formación en las instituciones locales —con «más de 90 alcaldes, tres diputaciones y más de mil concejales»— como una de las cualidades que la hacen «garantía» de «progreso y futuro». Ante la secretaria de Política Municipal del PSOE, Susana Sumelzo, el vigués se refirió al intento de algunos «sectores conservadores» del país por convertir a Ciudadanos en el «recambio por la derecha». Con un Partido Popular, afirmó, «en fase de retroceso electoral como no se recuerda en muchos años», es el turno del socialismo. «Tenemos claro que la única opción de cambio que puede llegar al país llega por la izquierda, y nosotros estamos en la izquierda que defiende la sanidad pública, la revalorización de las pensiones y la educación de calidad», sentenció el secretario xeral del PSdeG, en una apelación a no resignarse y a luchar por convertirse en «la primera fuerza política».