El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo esta mañana durante la sesión de control en el Parlamento
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo esta mañana durante la sesión de control en el Parlamento - MIGUEL MUÑIZ

Feijóo critica que En Marea culpe a la Xunta de la intervención de Banesco

Asegura que no aceptará «lecciones de democracia» de «amigos» de Maduro

SantiagoActualizado:

El presidente de la Xunta leha afeado esta mañana al líder de En Marea, Luís Villares, que su formación haya responsabilizado al Ejecutivo gallego de la intervención de Banesco por parte de las autoridades venezolanas. En concreto, a través de una iniciativa registrada en la Cámara gallega por el parlamentario rupturista Manuel Lago, la confluencia reclama al Ejecutivo autonómico que explique cómo afectará a Abanca la situación de la entidad venezolana y asegura que la intervención del banco evidencia la «enorme irresponsabilidad» de la decisión de las autoridades de «poner en manos de capital extranjero la principal entidad financiera de Galicia».

«Eso no lo admito. Me piden explicaciones sobre que un gobierno amigo de las mareas intervenga un banco, y resulta que la responsabilidad es del presidente de la Xunta del PP de Galicia. Eso sí que es democracia», le ha afeado el presidente de la Xunta a Villares durante su habitual careo en la sesión de control de la Cámara autonómica. Aunque no había realizado ninguna alusión a la entidad venezolana, el magistrado en excedencia sí ha acusado al gobierno gallego de actuar con «sectarismo» y «de espaldas» a la ciudadanía tras cerrar con el Ministerio de Fomento y la Autoridad Portuaria herculina un protocolo para garantizar la titularidad pública de parte de los terrenos que conforman el puerto interior de la urbe. «La ciudadanía quiere ser protagonista del futuro de su ciudad», ha reclamado el líder de En Marea, censurando que el gobierno de Xulio Ferreiro haya quedado al margen de lo que calificó como «protocolo de la vergüenza».

Núñez Feijóo, por su parte, ha defendido que el acuerdo alcanzado servirá para «blindar» la propiedad pública de los muelles de Batería y Calvo Sotelo y ha recordado que fue el propio regidor herculino el que instó al Gobierno gallego a buscar un consenso con el resto de administraciones implicadas. «Ahora resulta que escuchar al alcalde y cumplir una moción aprobada en el Ayuntamiento de La Coruña para blindar la titularidad pública de los muelles no es democrático», ha censurado el líder del Ejecutivo gallego, al tiempo que ha ironizado con que para el gobierno de Marea Atlántica «democracia es comprarle pisos a los amigos» o «aumentar los gastos en publicidad y propaganda un 33%».