Galicia

Las exportaciones tiran de la economía gallega, que ya converge con la española

Galicia crece a un ritmo del 3,3 por ciento anual, el mejor dato desde el inicio de la crisis en el año 2007

El Índice General de Producción Industrial (IPI) subió un 4,5 por ciento en septiembre (último dato conocido)
El Índice General de Producción Industrial (IPI) subió un 4,5 por ciento en septiembre (último dato conocido) - PSA
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en: Galicia

Analistas y organismos oficiales coinciden en que la economía gallega crecerá por encima de las previsiones de la Xunta, recientemente corregidas al alza, y que sitúan el incremento del PIB en el 3,1 por ciento al cierre de 2016. Tras un año enlazando aumentos intertrimestrales consecutivos del Producto Interior Bruto (PIB) —creció un 0,9 por ciento entre julio y septiembre—, no será difícil mejorar las cifras anunciadas atendiendo a los datos divulgados ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE).

La economía gallega crece y lo hace de un modo «sano», tal y como asegura a ABC Venancio Salcines, profesor de Economía en la Universidad de La Coruña, que explica que este comportamiento en positivo «no está vinculado a ninguna burbuja» como sí sucede con otras autonomías. Se refiere claramente a las del levante peninsular, que se han convertido en las locomotoras para la salida de la crisis en España, pero de las que advierte su exposición al sector turístico. «Galicia está alcanzando también muy buenas cifras en este ámbito, pero no son ni mucho menos comparables», afirma, para explicar que «es evidente que la economía gallega crece, pero no del mismo modo que la española».

«La economía gallega crece sana, pero de forma distinta a la española. Tenemos un fuerte músculo exportador, pero que no es tan intensivo en mano de obra» Venancio Salcines Profesor de Economía en la UDC

En el conjunto estatal, el PIB se incrementó en el tercer trimestre un 0,7 por ciento, dos décimas por debajo de la tasa gallega que también mejora el dato interanual, con un 3,3 por ciento frente al 3,2 de la media. Un repunte que en el caso de la región tiene mucho que ver con las exportaciones (con un crecimiento del 1,5 por ciento en el periodo analizado), una de las fortalezas a las que apunta Salcines para explicar los datos. «Nuestros motores de crecimiento no son los mismos que los de las autonomías con mayores tasas de crecimiento. Somos una economía distinta con una fuerte vinculación al sector exportador», señala.

Tras alcanzar en 2015 su récord de exportaciones, con 18.831 millones de euros en ventas al exterior, todo apunta a que este año no solo se repetirá este mismo saldo, sino que se mejorará marcando un nuevo techo. Son cifras en las que confían tanto Salcines como Antonio Grandío. Este último, catedrático de la Escuela Universitaria de Economía Aplicada de la UDC, se muestra convencido de que la previsión de crecimiento de la Xunta podría verse mejorada hasta en tres décimas, dando así credibilidad a la cifra que refleja el indicador Abanca Foro de Coyuntura Económica.

Menos cotizantes

El problema es que el tirón exportador no tiene el mismo reflejo en los datos de empleo que el sector turístico, extremo sobre el que llama la atención Venancio Salcines, quien indica que «crecemos, sí, pero no crecemos con el mismo volumen de empleo». «El sector exportador tiene en contra que no es tan intensivo en mano de obra», apunta. Así, mientras que España registra un crecimiento de cotizantes del 3,4 por ciento, en Galicia el incremento es del 2 por ciento.

Según los datos del IGE, el empleo subió un 2,2 por ciento en la Comunidad gallega en 12 meses, liderado por la agricultura (4,6) y las actividades profesionales (4), pero también por la industria (2,9 por ciento). Del lado contrario, disminuyeron los puestos de trabajo sobre todo en actividades inmobiliarias, un 5,8 por ciento, y en la construcción, un 1,7.

Las otras patas que explican este crecimiento de la economía de la Comunidad gallega son la formación bruta de capital, que creció un 0,6 por ciento, el gasto de los hogares y las importaciones. Con un 0,4 por ciento en estos dos últimos casos, es algo más que lo que subió la demanda interna en relación con el segundo trimestre y el gasto en consumo final.

En este sentido, Grandío se muestra optimista con las cifras que se manejan a un trimestre de completar el ejercicio. «La evolución del consumo, las exportaciones y la mejora del Índice de Producción Industrial (IPI) apuntan a un buen cierre del año, que extenderá su crecimiento a 2017», apunta en su conversación con este diario.

Recuperación del consumo

«La evolución del consumo, las exportaciones y la mejora del Índice de Producción Industrial apuntan a un buen cierre de año, que se extenderá a 2017»Antonio Grandío catedrático de Economía Aplicada en la UDC

Atendiendo a la comparativa de los datos conocidos ayer con respecto al mismo periodo del año anterior, el gasto en consumo final se disparó un 2,8 por ciento, una décima superior al de la demanda interna y el gasto de los hogares. Mientras, la formación bruta de capital se anotó un repunte del 1,8 por ciento. En este sentido, Salcines indica que la recuperación del consumo familiar —motor de la economía que mueve dos terceras partes de la demanda—, y que «llegó de manera tardía a Galicia», está favoreciendo también el crecimiento de la economía gallega que, no tiene dudas, «mantendrá los buenos datos en el medio plazo». Además, el economista ve mimbres para aspirar a los 100.000 empleos, «al menos 80.000», marcados por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para esta nueva legislatura.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios