Escultura del Apóstol Santiago en el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Compostela
Escultura del Apóstol Santiago en el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Compostela - M. MUÑIZ
INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA

Encuentran en Padrón restos del muelle milenario al que pudo llegar el Apóstol Santiago

Una prospección en el entorno de un viejo meandro del río Sar halla una estructura sepultada que los expertos identifican como el pequeño muelle en el que nacería la leyenda jacobea

SANTIAGOActualizado:

La leyenda de la llegada del Apóstol Santiago a Galicia, que da pie a la tradición jacobea, está un poco más cerca de confirmar uno de sus elementos materiales: la existencia de la mítica piedra donde, según la tradición, fue depósitado el cadáver del discípulo a su llegada procedente de Tierra Santa. Así lo ha avanzado el equipo de investigadores y arqueólogos liderado por Andrés Bonilla, que el pasado mes de abril realizó una serie de prospecciones geofísicas en un viejo meandro desecado del río Sar en busca del conocido como «Portus Apostoli». Los resultados, conocidos esta semana, son favorables a creer que, sepultado bajo tierra, se encuentran los restos de un antiguo embarcadero de piedra frente al que la historia sitúa la legendaria roca.

Según ha explicado Bonilla a ABC, «en punto muy concreto que se corresponde con la margen exterior del meandro se encontró una estructura de cinco metros de longitud en piedra, con una configuración regular geométrica», que los geólogos del equipo, interpretando «la documentación bajomedieval y moderna» creen que puede ser el embarcadero donde, según la leyenda jacobea, «se amarró la balsa del Apóstol». De la existencia de este muelle da fe el cronista de Felipe II, Ambrosio de Morales, en crónicas de 1565, así como otros autores de siglos posteriores, una estampa además plasmada en obras pictóricas recogidas en museos como el Lázaro Galdiano.

«Previamente a la prospección teníamos información documental histórica que habla de pequeño muelle con grada desde donde los peregrinos veían la roca que según tradición, acogió el cuerpo del Apóstol», añade el arqueólogo. La leyenda añade, con su pátina necesaria de fe, que una vez en contacto con Santiago, se operó el milagro «y se generó una impronta con el cuerpo del Apóstol».

«Estamos hablando de localizar el punto cero de la tradición xacobea; a partir de la llegada del cuerpo del Apóstol a Iria Flavia se desencadena todo»

Esta roca, detalla, «pasó a ser venerada por los peregrinos, que le iban arrancando trozos», por lo que se decidió «depositarla en medio del río y se construyó la grada para que los peregrinos la contemplaran sin afectarla». El fin último del proyecto arqueológico es dar con la mítica piedra, exhumarla y recuperar el entorno del «Portus Apostoli» para, a medio plazo, convertirlo en un espacio musealizado.

«Estamos hablando de localizar el punto cero de la tradición jacobea», ya que «a partir de la llegada del cuerpo del Apóstol a la zona de Iria Flavia se desencadena todo, se funda Santiago de Compostela y se crea el movimiento jacobeo», abunda Bonilla.

Segunda prospección

El siguiente paso será, dentro de alrededor de un mes, acometer «una segunda prospección». Empleando «una técnica de georradar complementaria para ampliar investigación a todo el meandro —después de que en la primera prospección se examinara un área de unos 1.500 metros cuadrados—, y buscar el lecho del río sepultado», intentar dar con «la piedra de la que habla la historiografía».

La intención es encontrar su ubicación exacta «sin tener que excavar». «A partir de ahí, con esta segunda fase acabada, perfectamente en dos meses como mucho, se podría empezar a hablar, contando con las instituciones públicas, de los trabajos necesarios para sacar estos restos al aire». Esos terrenos, rellenados con áridos en la década de los 50 y de propiedad municipal, son hoy un aparcamiento y una zona destinada a mercadillo y campo de fiestas.

Andrés Bonilla atribuye el protagonismo e impulso de este proyecto al presidente de la Asociación Cultural Villa Petroni, Ángel Rey, que un buen día le llamó para contratar los servicios de su empresa de arqueología y buscar el «Portus Apostoli». «Ángel es una persona que desde niño conocía la historia de esta roca y desde siempre tuvo ilusión por recuperar estos restos», que cuentan además con el mecenazgo desinteresado de Vermuterías de Galicia, una destilería afincada en Padrón.

La leyenda de la Traslatio

Según la leyenda jacobea, Santiago el Mayor predicó el Evangelio en Hispania en el 33 d.C. para posteriormente regresar a Tierra Santa. Tras su martirio y muerte alrededor del 44 d.C. por orden del rey Herodes Agripa, sus discípulos depositaron su cadáver en un barco —la tradición habla de una balsa de piedra— y cruzaron el Mediterráneo y el estrecho de Gibraltar, para desembarcar supuestamente en un puerto en la Ría de Arosa, en cuyas inmediaciones recibió sepultura. Su presunto descubrimiento en el s. VIII dio pie al mito jacobeo y el nacimiento de Compostela.

Autores como Claudio Sánchez Albornoz o Fernando Sánchez Dragó han cuestionado que exista sustento histórico y documental de esta leyenda, que sin embargo ha dado pie a una de las rutas de peregrinación más importantes de Europa: el Camino de Santiago.

La localización del embarcadero de piedra y de la legendaria roca alimentarían la leyenda, o al menos los elementos materiales de la misma, ya que lo relativo a la llegada del Apóstol y los hechos milagrosos que la rodean seguirán formando parte de lo inmaterial, de la necesaria participación de la fe para creer la historia.