Desaparecida en A Pobra Testigos dicen haber visto a Diana Quer en Lugo junto a un hombre mayor

Los investigadores descartan que la joven pasara por casa la noche que desapareció

Vídeo: Un librero asegura que vio a Diana en Castroverde - ATLAS
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Vigo - Actualizado: Guardado en: Galicia

La tesis que apuntaba a que Diana Quer, la joven desaparecida el 22 de agosto en A Pobra do Caramiñal (La Coruña), pasó por casa para cambiarse de ropa y volver a salir antes de que se le perdiera la pista no se sostiene.

Varias han sido las combinaciones que la Guardia Civil ha probado para descartar que la mayor de las hermanas Quer regresase al domicilio de veraneo de la familia aquella noche. Los investigadores no ven posible que le diera tiempo en los 13.52 minutos que transcurren desde que la chica manda un mensaje a un amigo de Madrid y se emite la última señal de móvil a la altura de Taragoña, a unos 20 kilómetros de su casa, tal y como confirman fuentes cercanas al caso.

En un principio su madre desmintió que la madrileña llegara a casa la noche de su desaparición. Es más, llegó a afirmar que «no tiene ningún fundamento que digan que volvió después de las 2.30». Si bien la localización en la habitación de la joven de los pantalones cortos rosa con los que se suponía había salido aquel día venía a matizar el relato de los hechos ofrecidos por Diana López-Pinel. Para justificar el posterior cambio de testimonio su abogado se apoyó en que «ella no la oyó, pero evidentemente, si falta un vaquero y está el pantalón corto que llevaba, es porque estuvo».

Giro en el caso

Ahora el caso vuelve a dar un giro. Esta última confirmación complica una investigación en la que se mantienen abiertas múltiples líneas sobre la desaparición de la joven de 18 años. Durante todo este tiempo, muchos han sido los testimonios recabados, las matrículas revisadas y los móviles y repetidores analizados, si bien ha sido la señal del teléfono de Diana Quer, a la que ha tenido acceso la investigación, la que permite hablar con mayor solidez de los pasos dados por la chica tras dejar a sus amigos pasadas las 2.30 horas de la madrugada en el parque durante las fiestas de la localidad.

La Guardia Civil emplea en la actualidad 33 efectivos, aunque llegó a movilizar a 103 agentes. El caso fue considerado desde el principio de alto riesgo. Por este motivo, se realizaron más de doscientas entrevistas y tomado un centenar de declaraciones. Y ahora las miradas parecen dirigirse a Lugo. Desde hace días los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad han recibido varias llamadas de testigos que sitúan a la joven en distintas localidades de la provincia, tal y como ayer confirmaba el subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo. En ninguno de los casos las personas que llamaron a los agentes estaban viendo a Diana Quer en ese momento. Si bien la mayor parte de estas sitúan su presencia en los municipios de Castroverde, Pedrafita y Lugo capital en el mismo espacio temporal, hace dos semanas.

Tras su pista

Así las cosas, queda ahora por averiguar si la chica que aseguran haber visto era la mayor de las Quer o una joven de parecido físico. En este sentido, la Guardia Civil y la Policía Nacional de Lugo, después de realizar una serie de pesquisas, están elaborando un informe que les harán llegar a los investigadores del caso en La Coruña sobre las llamadas recibidas. «A partir de ahí, a ver si llegan a alguna conclusión. Esperamos que aparezca [Diana Quer] lo más pronto posible», indicó Carballo en declaraciones a los medios de comunicación, e insistió en la necesidad de que «ante cualquier sospecha, por insignificante que parezca, se llame a la Guardia Civil, y cuanto antes mejor».

Atendiendo al relato de los testigos, la chica a la que identifican como Diana Quer fue vista en compañía de un hombre mayor de habla inglesa al que le traducía la carta en el restaurante Pereira III de Castroverde. En la misma localidad habría entrado en la librería Paradela para preguntar por el Camino Primitivo a Santiago. También la sitúan en una casa de comidas en Pedrafita do Cebreiro, a 60 kilómetros, acompañada de un varón que coincide con la descripción anterior. Por último, varias llamadas la localizan en la ciudad de Lugo, en concreto en el barrio de La Milagrosa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios