Galicia

Decomisan mil kilos de carne ilegal lista para comercializarse en Vigo

Estaba almacenada en condiciones higiénicas deficientes. Se vendía a minoristas de la zona

Agentes de la Guardia Civil registran el almacén donde se encontraba la carne
Agentes de la Guardia Civil registran el almacén donde se encontraba la carne - GUARDIA CIVIL

Agentes de la Guardia Civil de Vigo desmantelaron ayer un almacén clandestino que guardaba mil kilos de carne lista para comercializar en restaurantes de la ciudad y de su área metropolitana. El negocio, que funcionaba detrayendo productos cárnicos de otras empresas, distribuía el producto a minoristas sin que estos pasasen ningún tipo de control de calidad. Es más, según los efectivos encargados de la operación pudieron comprobar cuando accedieron al almacén, tanto las instalaciones como la maquinaria presentaban condiciones higiénico-sanitarias insalubres para la manipulación de esta mercancía. Además, muchos de los envases presentaban etiquetas de otras empresas cárnicas de reconocido prestigio.

Después de inmovilizar y precintar toda la carne que se encontraron en el registro, los agentes del Instituto Armado detuvieron a la persona que regentaba el local como autora de un delito contra la salud pública y otro de receptación, por abastecerse de carne sustraída en otra empresa del sector. Precisamente, el operativo que facilitó el desmantelamiento de este negocio ilegal arrancó cuando el equipo de Policía Judicial de Tui detuvo el pasado mayo al empleado de una empresa cárnica de O Porriño, acusado de robar de forma continuada productos de sus instalaciones. Las pesquisas para conocer el destino de la carne que robaba guiaron los pasos de los investigadores hasta la ciudad de Vigo, donde tras varios meses localizaron el almacén y descubrieron la red clientelar de su propietario. Hasta el momento, la Guardia Civil ha identificado a unos veinticinco restaurantes y establecimientos olívicos que se abastecieron en este punto de venta clandestino. Todos ellos están siendo inspeccionados por parte de los servicios sanitarios de la Xunta y no se descarta que estos exámenes desemboquen en nuevos arrestos, ante el evidente riesgo para sus clientes.

Atendiendo a las explicaciones de los encargados de la investigación, el peligro para la salud de los consumidores de la carne decomisada era absoluto, teniendo en cuenta la maquinaria con la que se trataban el alimento y las pésimas condiciones en las que era almacenado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios