Cuatro destinos copan casi el 65% de las pernoctaciones en Galicia

Zonas del interior como la Ribeira Sacra siguen suponiendo solo un 3,1% de las noches de hotel

SantiagoActualizado:

Detrás de las cifras globales que vienen evidenciando el crecimiento paulatino del sector turístico en Galicia persisten notables desequilibrios entre los diferentes destinos que conforman la oferta de la Comunidad. Un informe del Instituto Galego de Estatística (IGE) conocido ayer muestra que casi el 65 por ciento de las pernoctaciones de los viajeros se concentran alrededor de cuatro zonas, todas ellas en las provincias de La Coruña y Pontevedra. En Lugo y Orense, a pesar de las intensas campañas de promoción, lugares como la Mariña (enclave de la playa de Las Catedrales) o la Ribeira Sacra están muy lejos de alcanzar esas marcas. Aunque se debe tener en cuenta que su capacidad hotelera es menor, la distancia es muy abultada y, al igual que en otros aspectos socioeconómicos, dibuja una vez más una Galicia a dos velocidades.

Desequilibrios en los alojamientos: los cuatro focos de atracción de las pernoctaciones son, según el IGE, Terras de Santiago (19,5% del total de la Comunidad), los municipios que bordean a la Ría de Arousa (19,3%), La Coruña y As Mariñas (13,3%) y la Ría de Vigo y el Baixo Miño (12,3%). En cambio, a la cola están Celanova-Limia, con un 0,7%, Deza-Tabeirós (0,8%), Manzaneda-Trevinca (0,8%) y Verín-Viana (0,8%), Ancares-Courel (1%)y O Ribeiro (1%) y la Ría de Muros y Noia (1,1)
Desequilibrios en los alojamientos: los cuatro focos de atracción de las pernoctaciones son, según el IGE, Terras de Santiago (19,5% del total de la Comunidad), los municipios que bordean a la Ría de Arousa (19,3%), La Coruña y As Mariñas (13,3%) y la Ría de Vigo y el Baixo Miño (12,3%). En cambio, a la cola están Celanova-Limia, con un 0,7%, Deza-Tabeirós (0,8%), Manzaneda-Trevinca (0,8%) y Verín-Viana (0,8%), Ancares-Courel (1%)y O Ribeiro (1%) y la Ría de Muros y Noia (1,1)

El estudio del IGE está realizado a partir de cuatro encuestas mensuales del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2014, año en el que el total de noches en alojamientos turísticos (hoteles, campings, apartamentos y casas rurales) fue de 8.486.557. «La demanda turística no se distribuye homogéneamente por todo el territorio, sino que tiende a concentrarse en cuatro grandes focos de atracción», detalla el IGE, que pretende así «ayudar a planificar los recursos y las políticas encaminadas a potenciar la actividad turística con criterios de sostenibilidad».

Dichos puntos son, por este orden, Terras de Santiago, con un 19,5% del peso total, los municipios que bordean a la Ría de Arousa (19,3%), La Coruña y As Mariñas (13,3%) y la Ría de Vigo y el Baixo Miño (12,3%). En conjunto constituyen el 64,4 por ciento. El 35,6 restante se lo reparten catorce destinos. En ese pelotón sobresalen la Ría y Terras de Pontevedra (5,9%), Lugo y Terra Chá (5,7%), Ferrolterra (4,2%), la Costa da Morte (3,7%) y A Mariña (3,7%)

Mejor mar que montaña

A la cola de esta clasificación está el destino Celanova-Limia, con apenas un 0,7 por ciento, aunque seguido de cerca por Deza-Tabeirós, Manzaneda-Trevinca, Verín-Viana, Ancares-Courel, O Ribeiro y la Ría de Muros y Noia

El análisis se detiene especialmente en las localidades costeras, pues «entre los cinco primeros puestos del ranking de noches se sitúan cuatro destinos» de esta tipología, aunque Santiago, meta del Camino, consigue imponerse a todos ellos. Dentro de esas zonas, en las que hay concellos sin salida el mar, el IGE concluye que el 59,9 de las pernoctaciones en estos puntos se producen en los que sí están en la costa.