Abastecimiento de agua en bidones para el restaurante Ponte Maceira, en Ames
Abastecimiento de agua en bidones para el restaurante Ponte Maceira, en Ames - MIGUEL MUÑIZ

Una cuarta parte del agua potable se pierde en las redes de abastecimiento

Las fugas dejan por el camino cada año 40 hectómetros cúbicos, el doble de la capacidad de la presa de Cecebre

SantiagoActualizado:

En uno de los años más secos que se recuerdan, los problemas de abastecimiento de agua comienzan a proliferar en diferentes ayuntamientos gallegos. El conjunto de los embalses está al 58% de su capacidad, 9 puntos por debajo de la media histórica, pero no toda el agua que vierten a la red llega a los hogares. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, (INE) en Galicia se pierde casi una cuarta parte por el camino. Las principales causas son las fugas por el mal estado de las tuberías o las averías, pero la cifra incluye también el agua que se consume y no se factura por errores en mediciones o por tomas fraudulentas. En un sistema con funcionamiento óptimo estas pérdidas no deberían sobrepasar el 10%.

«El problema que tenemos no es tanto de cantidad de agua, como de gestión del agua», afirma Fernando Prieto, ecólogo del Observatorio de la Sostenibilidad. Con el cambio climático que acecha a todo el planeta los episodios de calor y de sequía se volverán cada vez más habituales, por lo que Prieto considera que en los próximos años habrá que tomarse en serio la inversión en las redes de abastecimiento y en la depuración de aguas, para poder reutilizarlas, por ejemplo, para el riego.

La Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento(AEAS) también ve necesaria una mayor inversión en las redes. En su último estudio sobre suministro y saneamiento en España, correspondiente a 2016, relcalca que «las infraestructuras del agua están envejeciendo» y apremia a acometer su renovación. El documento, que aporta sólo datos globales para España, subraya que el 41% de las redes de distribución cuenta con más de 30 años. Desde Aguas de Galicia, se subraya que «con una tasa de reposición, de las conducciones, del 5% anual se asegura que la red no tendrá elementos de más de 20 años de antigüedad, garantizando su buen estado». Pero el organismo dependiente de la Xunta de Galicia, recuerda que la prestación del servicio es competencia municipal. «No obstante, Augas -a través del Pacto Local del Agua- intenta sensibilizar a los responsables municipales sobre la importancia de realizar un mantenimiento adecuado de la redes», señalan fuentes del organismo autonómico.

«Lamentablemente actualmente la percepción general que se tiene desde la Administración Hidráulica de Galicia es que no se realizan los suficientes esfuerzos en la reposición de infraestructuras de abastecimiento o su mantenimiento», subrayan. «No tenemos datos concretos sobre este punto pero son continuas las solicitudes de concellos para reponer infraestructuras existentes deterioradas», añaden desde Augas de Galicia.

Consumo

En el año 2014, el último con datos disponibles en el INE, se desperdiciaron en Galicia casi 40 hectómetros cúbicos por culpa de las fugas o averías presentes en la red. Esta cantidad supone, por ejemplo, el doble de la capacidad total del embalse de Cecebre, principal fuente de abastecimiento de la comarca coruñesa. Según la estadística del INE, la Comunidad gallega envía a sus redes algo más de 243 hm3, pero sólo llegan finalmente al usuario unos 186. El consumo de agua es, sin embargo, mayor. En Galicia son muchas las viviendas que se autoabastecen a través de pozos o manantiales próximos, que no están computados en la estadística. Muchos también están teniendo problemas este verano por falta de agua.