Galicia

«Los coruñeses no paran de quejarse de un Gobierno municipal que no les recibe»

Después de la ruptura del bipartito ferrolano, y ante la progresiva pérdida de peso del socialismo en Galicia, la edil herculina reflexiona sobre la relación que deben mantener con los populistas.

La secretaria de la agrupación local del PSdeG de La Coruña, Mar Barcón.
La secretaria de la agrupación local del PSdeG de La Coruña, Mar Barcón.

Tras el resultado de las pasadas elecciones municipales, la candidata del PSOE a la Alcaldía de La Coruña, Mar Barcón, fue la primera en apelar a un entendimiento con los populistas para desalojar al PP de los municipios. Ahora también toma la delantera al solicitar «repensar» la relación con un movimiento que busca ocupar su espacio

—¿Qué está ocurriendo en el Ayuntamiento de La Coruña? ¿Cuál es el papel del PSdeG en relación a la gobernabilidad de la ciudad?

—Tenemos una posición complicada. Hay que tener inteligencia para recorrer el camino que es producto de la democracia y en esta línea hemos estado desde el principio.

—Pero al margen de los principios generales hay que tomar decisiones concretas. ¿Cuáles son? ¿Hay un cambio de estrategia?

—A veces cuesta explicar las decisiones concretas. Por ejemplo cuesta entender realmente que el PP, que había tenido todo el poder, cayese en la urnas de una manera espectacular y una fuerza emergente pasase de cero concejales a diez. Entendimos que había que facilitar el cambio, pero no formar parte del gobierno. Y dentro de nuestra responsabilidad hemos facilitado la aprobación de los presupuestos municipales y la aprobación de distintas ordenanzas…

—Sin embargo, ahora anuncian una revisión de su colaboración con la Marea Atlántica ¿Por qué? ¿Qué han hecho mal?

—Tras estos meses debemos plantearnos cuál ha sido el resultado para la ciudad. Una fuerza que hablaba de regeneración y qué tenemos. Desde nuestro punto de vista hay una sensación de parálisis y una cierta decepción. Además, yo sería incapaz de concretar en qué ha cambiado la vida de los ciudadanos. Por citar algo más concreto, el Ayuntamiento no ha puesto en práctica los mecanismos de participación, el gobierno no está cumpliendo con la expectativas y es algo compartido por la mayoría de los ciudadanos.

—Dejando de lado los grandes lemas enunciados por el alcalde y referidos al «bien común», ¿cuál es el proyecto de ciudad de los rupturistas?

—Si lo hay se ha ido diluyendo. La Coruña es una ciudad con personalidad e interpela y reclama y hay que alimentarla. Los socialistas hemos construido una red de bibliotecas y no se cuida, lo mismo ocurre con los centros sociales. Es cierto que Marea es una fuerza que acaba de llegar, se trata de que si tiene un proyecto alternativo lo ponga en marcha, pero no se puede paralizar la ciudad.

. —La retórica peronista que utiliza el alcalde parece que se agota y no tiene más recorrido.

—Hemos tenido dificultades para colaborar y participar. Está bien un relato con cierta épica, pero estaría muy bien que cuando se alude al bien común se garantice que los estudiantes de la ciudad tengan becas para estudiar inglés, y estaría bien que existiese un plan de movilidad…

—Sin embargo, el alcalde no deja de celebrar asambleas y estar con los vecinos. ¿La participación es determinante en la gestión municipal?

—Los vecinos no dejan de quejarse. A mí por la calle me dicen que «el concejal no me recibe» y en este sentido hemos detectado algunas dificultades. Las quejas también se refieren a los innumerables permisos que hay que solicitar.

—¿Entonces, cómo se justifica el papel complaciente de los socialistas?

—Nosotros no hemos apoyado al alcalde para que la Marea hiciese un gobierno sino para que la ciudad estuviese mejor gobernada. El resultado electoral fue el que fue y hemos actuado con responsabilidad.

—¿La decepción del grupo socialista en qué se va a traducir?

—Nuestro proyecto es La Coruña y eso es lo que estamos analizando. Hay un tiempo ahora adecuado para analizar. Entramos en la etapa de redacción de los presupuestos para 2017 y eso es lo que habrá que evaluar.

—¿Van a dejar caer el Gobierno? ¿Pasarán a la oposición?

—El PSOE en La Coruña es parte central en la historia de estos 30 años. Yo no quiero el fracaso del gobierno municipal porque cuando un proyecto cae el fracaso es de la ciudad y se pierden cuatro años. Hicimos alcalde a una persona que lideró la segunda fuerza

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios