Tragedia ferroviaria en O Porriño

Comboios de Portugal refuerza la seguridad en sus trenes a Oporto

Adif podrá reparar la vía tras retirar los restos del convoy accidentado que fueron trasladados a Redondela

Operarios durante los trabajos de retirada de los restos del tren accidentado en la madrugada de ayer
Operarios durante los trabajos de retirada de los restos del tren accidentado en la madrugada de ayer - EFE
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Vigo - Actualizado: Guardado en: Galicia

Los trenes que circulan entre Vigo y Oporto están dotados desde el pasado lunes con el sistema Asfa (Anuncio de Señales y Frenado Automático) digital que, según los expertos, habría evitado el accidente ocurrido el pasado 9 de septiembre en O Porriño y en el que fallecieron cuatro personas y otras 49 resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad. Después de que un diario portugués adelantara esta noticia, Servicios Comerciales del Norte señalaba ayer en un correo al que ha tenido acceso ABC que «CP está asignando vehículos con Asfa digital al Vigo-Oporto desde el pasado 9-10-2016».

Al parecer, la operadora lusa habría solicitado a Renfe, a la que tiene alquilados un total de 17 trenes (incluido el siniestrado), que dotase de este sistema de frenado —a medio camino entre el básico y el ERTMS de las líneas de alta velocidad— a todas sus unidades. Solo seis lo tienen instalado, según confirman a este diario.

Pese a que el rotativo portugués «Público» da por hecho que todos los Celta tienen ya instalado el nuevo sistema de control y ayuda a la conducción que «reduce hasta en un 60% los fallos humanos», según las fuentes consultadas, lo que ha hecho la compañía lusa es asignar al tren de la mañana que sale de Vigo hacia Oporto y al último de la noche en sentido inverso, cuyos conductores coincide que son portugueses, uno de los seis convoyes que ya tenían Asfa digital.

El análisis de la «caja negra» del tren accidentado confirmó que en el momento del siniestro circulaba a una velocidad de 118 kilómetros por hora en un tramo que estaba limitado a 30. Sobre las razones que llevaron al maquinista a no reducir la velocidad pese a responder a las señales luminosas y acústicas, tal y como ha trascendido, habrá que esperar al resultado de las dos investigaciones abiertas; la judicial y la de la CIAF.

Precisamente, ayer técnicos de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, que estuvieron en Vigo recabando testimonios, confirmaron que sus consultas han servido para ratificar informaciones conocidas, sin que revelasen datos sorprendentes, «ni contradicciones ni cosas extrañas». Si reconocieron que el tren circulaba por una vía desviada y que «hubo un problema» el día anterior.

Y tras la retirada de los restos del tren accidentado este lunes y su traslado a Redondela, Adif podrá proceder a la reparación de la vía.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios