TRIBUNALES

Cinco años por tratar de matar a su sobrino con una catana

Loos hechos tuvieron lugar en un poblado gitano cerca de Vigo en julio de 2014

V.L.T.J., acusado de intentar matar a su sobrino con una catana
V.L.T.J., acusado de intentar matar a su sobrino con una catana - EFE

Un hombre acusado de intentar matar a su sobrino con una catana en el poblado gitano situado en el Camiño Sárdoma, en Vigo, ha aceptado hoy una pena de cinco años y un día de prisión y el pago de una indemnización de 12.300 euros. La Sección Quinta de la Audiencia de Pontevedra ha acogido esta mañana la vista de conformidad por estos hechos, en la que se ha fijado una rebaja con respecto a la condena inicial para V.L.T.J. solicitada por la Fiscalía, de 12 años y medio de prisión.

Adicionalmente, V.L.T.J. no podrá aproximarse o comunicarse con la víctima por un plazo de seis años. El fiscal ha modificado su acusación, que ha pasado de un intento de asesinato a una tentativa de homicidio. Durante la celebración de la vista de conformidad, el procesado ha pedido en varias ocasiones «protección» para su familia, ha expresado que no tiene dinero para hacer frente al pago de la indemnización e insistido en que dejen a sus allegados «en paz».

Entre sollozos, ha asegurado que no había hecho «daño a nadie» y ha planteado la posibilidad de presentar una denuncia por las supuestas presiones que reciben sus parientes. Los hechos se remontan al 14 de julio de 2014, cuando el procesado, de común acuerdo con otra persona, atacó a su sobrino, J.T.J., que vivía en una chabola al lado de la suya.

Según consta en el escrito de acusación, el hombre, que portaba una catana, golpeó a su sobrino por la espalda mientras éste suplicaba «que no lo matara». El acusado continuó golpeando con la catana a la víctima hasta que la novia de este último intervino y, finalmente, pudo zafarse. Como consecuencia del ataque, el sobrino de V.L.T.J. sufrió una herida incisa a nivel torácico de 9 centímetros y otra en el antebrazo izquierdo que requirieron de tratamiento médico quirúrgico, y además tuvo una recaída de un estado de ansiedad previo. Tardó en recuperarse 90 días, tres de los cuales estuvo hospitalizado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios