Galicia

La catedrática María José Alonso, en la Academia Médica de EE.UU.

La investigadora lidera proyectos punteros en el tratamiento a través de nanofármacos

Alonso, en el laboratorio que dirige en la USC
Alonso, en el laboratorio que dirige en la USC - USC

La profesora María José Alonso dirige desde hace años un laboratorio puntero en el seno de la facultad de Farmacia de la USC. Sus investigadores trabajan para transformar las medicinas con las que hoy en día nos tratamos en nanofármacos de las dimensiones de un virus. «Hablamos de partículas miles de veces más pequeñas que un cabello y que, por su tamaño, son capaces de circular mejor por nuestro organismo», explica Alonso en una charla con ABC el mismo día que sale a la luz su elección como nuevo miembro de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos. La catedrática, una referencia en el ámbito internacional, confiesa que este tipo de reconocimientos la animan a ella y a todo su equipo a seguir trabajando para avanzar en un área en la que queda mucho por hacer.

«Nuestro objetivo —retoma la explicación sobre su proyecto más vanguardista— es dirigir esos nanofármacos a su destino sin que afecten al resto del organismo. De este modo podríamos acabar con los efectos secundarios de muchas medicinas que tocan órganos que no son la diana del tratamiento», incide. En la práctica, la nanotecnología con la que esta reputada investigadora ha situado a la universidad gallega en el noveno puesto del ránking internacional Times Higher Education podrá ser aplicada en el tratamiento de enfermedades como el cáncer, neutralizando muchos de los perjuicios que estos fármacos llegan a desencadenar en los pacientes.

Vacunas convertidas en gotas

Otra de las ventajas de estos diminutos medicamentos es que pueden ser aplicados por vía oral, a través de una sola gota. Una idea sencilla en la forma, pero no en el fondo, con la que la catedrática gallega logró hace unos años el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates por su valor para prevenir enfermedades en el Tercer Mundo. «Si aplicamos una vacuna por vía nasal a través de una nanofármaco, éste penetrará en el sistema inmune sin necesidad de que se le inyecte al paciente. De este modo se previene el contagio de graves dolencias como el SIDA o la hepatitis, teniendo en cuenta que en estos países las jeringuillas suelen ser utilizadas por más de una persona», señala Alonso. En el currículum de esta catedrática del Departamento de Farmacología y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Santiago de Compostela destacan otros premios como el Jaume I de Nuevas Tecnologías, el Marie-Janot o el María Josefa Wonenburguer. Miembro de tres academias en España, la investigadora se convierte ahora en integrante de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos con el aval de dos reputados profesores, uno de ellos de la Universidad París Sur y otro del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Según indicaron los responsables de esta prestigiosa academia en el encuentro anual de la asociación celebrado en Washington, la calidad de los trabajos científicos pilotados por Alonso —con más de 235 publicaciones científicas y unas 12.000 citas— ha situado a su departamento como uno de los pioneros en el campo de la nanotecnología farmacéutica a nivel mundial. Convencida de que este último reconocimiento llegado desde Estados Unidos «es bueno para Galicia, para su universidad y también para toda la comunidad científica», la catedrática mantiene la mirada puesta en el diseño de tratamientos selectivos que faciliten la cura de enfermedades como el cáncer, la diabetes o la hepatitis B.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios