Galicia

Caso Diana Quer: Más sospechosos y seguimientos anclados en la zona del Barbanza

La investigación se centra en un área que abarca algo más de 250 kilómetros cuadrados

Carretera que cruza A Pobra. Al fondo, el último lugar donde Diana Quer fue vista
Carretera que cruza A Pobra. Al fondo, el último lugar donde Diana Quer fue vista - MIGUEL MUÑIZ

Las pesquisas por el caso Diana Quer avanzan, a paso lento pero seguro, tres meses después de la desaparición de la joven de Pozuelo. Fuentes próximas a la investigación confirmaron a ABC que en la nómina de sospechosos que llevan semanas manejando figuran ya entre seis y diez nombres vinculados —de un modo u otro— con la marcha de la muchacha. Se trataría de personas que disponen de información sobre los últimos movimientos de la joven o sobre lo que pudo suceder con ella entre las 3 y las 4 de la madrugada, pero que han evitado dar traslado de estos datos a la Guardia Civil. Las mismas fuentes revelan que se está realizando seguimientos y labores de control, y que todo el trabajo de campo se centra en la comarca del Barbanza, incluyendo municipios próximos a A Pobra como Boiro, Padrón, Porto do Son o Ribeira.

Cien días después de que la fotografía de Diana Quer saltase a las portadas de todos los medios del país, un equipo formado por quince agentes especializados trabaja a fondo en la zona para dar con el paradero de la joven. Buscan un hilo del que tirar y que los lleve hasta la localización de la muchacha, desaparecida desde que el pasado 22 de agosto se despidió de unas amigas en plenas fiestas de A Pobra do Caramiñal, su pueblo de veraneo. Paralelamente a las labores a pie de campo, los agentes de la unidad mixta —UCO y Policía Judicial— examinan todas las hipótesis posibles para determinar qué pudo suceder con la chica entre las 2 y la 4 de la madrugada, un margen horario crítico que guarda todas las respuestas sobre su marcha.

Los investigadores creen que alguien interceptó a la joven en el camino de vuelta a casa

En este sentido, y tras unos desacuerdos iniciales entre los propios investigadores, las sospechas más fundadas apuntan a que Diana llegó a encarar el camino de regreso a su casa, pero en este trayecto alguien se cruzó con ella y la montó en un vehículo. Quedarían así descartados, en principio, los testimonios de los dos pescadores que dijeron ver a alguien muy parecido a Diana Quer subirse a una furgoneta con un hombre de mal aspecto al filo de las 3 de la madrugada en el puerto de Taragoña.

¿Una o varias personas?

Se desconoce si detrás de la marcha forzosa de Diana se encuentran una o más personas y el trayecto que siguieron tras abandonar A Pobra, pero sí parece seguro que pasaron por la autovía que da acceso a Taragoña, donde se deshicieron del móvil de la chica. De ahí la importancia de cotejar todas las señales móviles detectadas por la antena de telefonía de Taragoña entre las 3 y las 5 de la madrugada, el margen horario acotado por los investigadores y que puso sobre la mesa más de 8.000 movimientos.

Estos datos está siendo cruzados con las 15.000 señales telefónicas contabilizadas al filo de las 2 de la mañana en A Pobra y con la propia geolocalización del teléfono de Diana Quer para tratar de hallar correspondencias que arrojen luz sobre el caso. Sin embargo, en este punto los investigadores se muestran cautelosos porque existe la posibilidad de que quienes interceptaron a la joven no llevasen su móvil encima, precisamente con la intención de no ser descubiertos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios