Caso Asunta El Supremo también avala la condena de 18 años de prisión para Porto y Basterra

El Alto Tribunal rechaza los recursos presentados por los padres de la niña asesinada en Santiago hace tres años

Rosario Porto y Alfonso Basterra durante la celebración del jucio por el caso Asunta
Rosario Porto y Alfonso Basterra durante la celebración del jucio por el caso Asunta - EFE

El Tribunal Supremo también considera que tanto Rosario Porto como Alfonso Basterra son culpables de la muerte de su hija Asunta, a la que asesinaron el 21 de septiembre de 2013. La Sala Segunda del Alto Tribunal acordó ayer desestimar los recursos presentados por ambos progenitores, que permanecen en la prisión de Teixeiro desde los días posteriores al fallecimiento de la pequeña de 13 años, cuyo cadáver fue encontrado en una pista forestal del municipio de Teo, muy cerca de Santiago, donde residían.

Las defensas de los padres presentaron un recurso de casación después de que en marzo de este mismo año el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) avalara la pena impuesta por la Audiencia Provincial de La Coruña, después del juicio celebrado en otoño de 2015 con jurado popular. Tras él, se impuso una pena de 18 años de cárcel para Porto y Basterra, a quienes se consideró responsables de un plan conjunto para acabar con la vida de su hija adoptada, sin que nunca hayan llegado a trascender los motivos que les llevaron a cometer el crimen.

Por el momento se desconocen los detalles del fallo del TS que, según informaron fuentes judiciales, se revelará «en los próximos días». Lo que sí se avanzó es que la decisión se adoptó por mayoría de los miembros del tribunal y no por unanimidad, por lo que alguno de los cinco magistrados que han analizado el caso ha podido emitir un voto discrepante al no estar de acuerdo con el resto de compañeros, lo que se plasmará en el fallo.

Voto discrepante

El abogado de Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, indicó en declaraciones a ABC que, una vez que pueda leer la resolución razonada, decidirá si acude al Tribunal Constitucional a través de un recurso de amparo, extremo que no descarta al entender que hay votos particulares en el fallo. Por su parte, la letrada de Basterra, Belén Hospido, ha optado a lo largo de todo el proceso judicial por no hablar con los medios de comunicación.

Sea como fuere, el Supremo respalda la sentencia del TSXG que, a su vez, avalaba —con ligeros matices—la redactada por el juez Jorge Cid Carballo en base al veredicto del jurado formado por ciudadanos que siguió la vista oral en la sede compostelana de la Audiencia Provincial de La Coruña. A día de hoy, se considera que fue la madre quien asfixió a la pequeña, adormilada e indefensa por las cantidades «tóxicas» de lorazepam que había ingerido durante el almuerzo. Lo hizo en la casa del municipio de Teo, al que llevó a Asunta en su propio coche, algo que inicialmente negó pero que se demostró falso en base, principalmente, a la grabación de una cámara de seguridad ubicada en una gasolinera por la que pasaban para ir a la finca.

En el aire queda si Basterra se encontraba en la casa en el momento de la muerte o no, pero se concluyó que todo obedecía a «un plan preconcebido con él», de ahí que su condena sea la misma. El padre fue incapaz de demostrar qué hizo la tarde en que la niña falleció y la versión de que permaneció en casa en todo momento fue desmontada por el testimonio de una menor, que conocía a Asunta y a la que vio en la calle con Basterra poco antes de que se subiera al coche conducido por la madre rumbo a Teo. El progenitor fue quien durante los meses anteriores compró y administró las benzodiacepinas a la niña, también el día del asesinato, en la comida que él reconoció haber preparado, pues este ansiolítico fue encontrado en altas cantidades en la autopsia al cadáver.

El TS comenzó a abordar los recursos de los condenados el pasado 21 de septiembre, pero se necesitó continuar con la deliberación la semana siguiente. Este mismo lunes, se comunicó que se había decidido ampliar el plazo para dictar sentencia un mes más. Sin embargo, 24 horas después, ayer llegaba otro varapalo para Porto y Basterra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios