Comisaría de la ciudad de Orense, donde permaneció el detenido hasta su declaración ante el juez y posterior traslado a la prisión provincial de Pereiro de Aguiar
Comisaría de la ciudad de Orense, donde permaneció el detenido hasta su declaración ante el juez y posterior traslado a la prisión provincial de Pereiro de Aguiar - MUÑIZ
GALICIA

Cárcel para el hombre acusado de retener y abusar durante un mes de una mujer en Orense

El detenido pertenece al clan de los Madriles y tenía antecedentes penales por dar una paliza a dos jóvenes con una barra de hierro

SANTIAGOActualizado:

El juez ha decretado prisión para Javier G.J., de 40 años, detenido este domingo como presunto autor de delitos de agresión sexual, detención ilegal y lesiones tras agredir sexualmente, retener y vejar durante un mes a una joven, en un domicilio en Orense. Desde primera hora de esta tarde, el detenido ya está recluido en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar (Orense).

El detenido, perteneciente al clan de los Madriles, pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Ourense a mediodía de este lunes para prestar declaración por estos hechos y salió hacia la prisión en un furgón policial pasadas las tres de la tarde. Fuentes judiciales han confirmado que la Fiscalía solicitó prisión para el acusado y que la víctima se ratificó en lo denunciado, informa Efe.

El operativo policial tuvo lugar a las ocho de la mañana del domingo en la Rúa da Dalia de Orense, en las proximidades del cementerio de San Francisco, hasta donde se desplazaron efectivos del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) de la Policía Nacional con base en La Coruña ante posibles sospechas de peligrosidad, ya que al acusado se le considera muy violento.

La mujer, que no se encontraba en la vivienda cuando se produjo la entrada de los agentes, habría denunciado que el sospechoso la retuvo en su casa contra su voluntad durante cerca de un mes además de abusar sexualmente de ella y someterla a vejaciones. Según fuentes citadas por Faro de Vigo, la joven estaría sometida a un estado de «semiesclavitud», llegando incluso a obligarla a «raparse el pelo». La mujer se encuentra alojada en una casa de acogida.

La familia del detenido lo niega

De este modo, Javier G.J., con una larga lista de antecedentes policiales y penales, vuelve a prisión tras abandonarla hace unos siete meses una vez cumplida una condena por agresión tras golpear a otra persona con una barra de hierro. Su hermano también estuvo implicado en esta agresión, y fue juzgado y condenado igualmente por ella.

En declaraciones a los medios de comunicación a la puerta del juzgado, la madre del acusado, Ana Jiménez, negó que su hijo hubiese retenido a la mujer en contra de su voluntad y aseguró que la recogió cuando estaba «viviendo en la calle» y que vivían y «dormían juntos». Según su versión, la víctima «estaba casada» con otro hombre al que «le puso una denuncia» por lo que no descarta que tuviese «miedo» a su expareja. Tras reconocer que a veces se habían pegado, ha insistido en que su hijo «nunca en la vida la violó». Por último ha recordado que su hijo, de 40 años de edad, se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico «desde que tiene siete años».