Elena Muñoz, portavoz del PP de Vigo
Elena Muñoz, portavoz del PP de Vigo - SALVADOR SAS/EFE
Entrevista

«Caballero ha estado jugando con la salud de los vigueses»

La portavoz del PP de Vigo asegura que el alcalde «no ha tenido ningún interés en tener una red de saneamiento que garantizara una calidad del agua»

SantiagoActualizado:

Elena Muñoz desvelaba esta semana que el Ayuntamiento de Vigo ignoró desde 2010 un informe que urgía la modernización de la depurada de O Casal. Ahora con el embalse de Eiras al 38% de su capacidad, se ha decidido rebajar el caudal ecológico para garantizar la salubridad del agua que llega a los hogares.

Caballero afirma no recordar el informe. ¿Le resulta verosímil?

Él sabe perfectamente cuál es la situación de la potabilizadora, pero no le ha interesado invertir en ella, le ha interesado que la empresa concesionaria haga otras cosas.

¿Qué obras hizo en Vigo Aqualia?

En 2011 el Ayuntamiento hace una prórroga adelantada de la concesión de Aqualia, por cinco años, a cambio de una serie de inversiones. Para la potabilizadora hay cero euros, pese a que el informe hablaba de que era urgente modernizarla. Sin embargo, se compromete a reformar calles, como Camelia o Rosalía de Castro. ¿Por qué? Porque en las calles se pueden vender políticamente, hacer una foto. Caballero no ha tenido ningún interés en tener una red de saneamiento que garantizara una calidad del agua. Además, estamos en situación de prealerta desde hace un año y se seguían baldeando las calles e incluso a finales de verano, se celebró la primera fiesta del agua. Cuando ha llegado una situación límite, ha empezado a culpar a otros como hace siempre, pero el único responsable de la situación temenos en Vigo con la calidad del agua es él.

¿Le preocupan los efectos ambientales que pueda causar la reducción del caudal?

Ha sido el último recurso. A diferencia de lo que dice el alcalde de Vigo, la decisión no se toma por el nivel del agua, sino porque hay riesgo de su potabilidad. Se va a causar un daño medioambiental, es un efecto secundario que hay que lamentar, pero se toma esa decisión por que había riesgo para la salud de los habitantes de Vigo.

Caballero ha acusado a Feijóo de tapar su incompetencia acusándolo y afirma que es la Xunta quien debe controlar la calidad del agua.

El alcalde siempre recurre al insulto. Lo hace con todo, pero que lo haga con el agua a mí me parece especialmente preocupante. Ha estado jugando con la salud de los vigueses. Hay que tener un mínimo de lealtad institucional, sobre todo, cuando la Xunta ha atendido su petición para realizar un trasvase en el Verdugo y le da su apoyo.