CONSELLO DE LA XUNTA

El aumento de las ayudas en el hogar generará un millar de nuevos empleos

El Gobierno espera atender a 4.000 dependientes más, después de ampliar en un 21% el tiempo de los cuidados

Una cuidadora atiende a un grupo de ancianos en el ayuntamiento orensano de A Veiga
Una cuidadora atiende a un grupo de ancianos en el ayuntamiento orensano de A Veiga - MIGUEL MUÑIZ

Nueva vuelta de tuerca a la política social de la Xunta. En lo que algunos ya apodan como la economía social, el Consello de Goberno dio ayer luz verde a un refuerzo de las ayudas en el hogar, concebidas para que miles de mayores reciban cuidados profesionales sin necesidad de abandonar su domicilio. Principalmente, porque muchos no pueden hacerlo:la dispersión o la falta de recursos se lo impide. Así es la Galicia que envejece, ante la cual la administración está dispuesta a alicatar sus prestaciones públicas. En esta ocasión, con una consignación de fondos que asciende a los diez millones de euros.

La iniciativa aprobada en la reunión semanal del Ejecutivo incrementará hasta un 21% la bolsa de horas financiadas a los concellos para que 4.000 personas más se pongan bajo el paraguas del Servizo de Axuda no Fogar, que aspira a abrazar una bolsa de 20.700 beneficiarios. A sus respectivas viviendas acuden periódicamente profesionales «con la finalidad de incrementar su autonomía personal y su calidad de vida», informa el portal de la Consellería de Política Social.

Y para ello se requiere un ejército de trabajadores sociales. Según los cálculos de la Xunta, el incremento de las coberturas a domicilio generará por sí mismo un millar de nuevos puestos de trabajo: serán los encargados de cubrir una ampliación cuantificada en 1,2 millones de horas anuales.

En este sentido, los últimos datos aportados por el Instituto Galego de Estatística (IGE) reflejan que de las 94.300 personas dependientes en la Comunidad —a fecha de 2012— un tercio necesitaba entre tres y seis horas de cuidados diarios. Muy cerca, un 28,8% se ubicaba en la siguiente franja: de siete a doce horas diarias. Redondea la fotografía numérica de la dependencia el 15,6% de personas cuya ayuda debería ocupar dieciocho o más horas diarias. Atendiendo a un balance como este, solo una red familiar lo suficientemente vasta es capaz de prestar unos cuidados así.

La Xunta, mientras, persevera. Alberto Núñez Feijóo desglosó las previsiones que acarreará el complemento de horas, cuya entrada en vigor se ha fijado para primeros de septiembre. Con él Galicia se situará a la cabeza de las comunidades que ofrecen este tipo de ayudas. El 37% de las prestaciones gallegas reconocidas tiene su razón de ser en la vivienda del usuario, mientras que en España el dato se queda en el 16%. En dos ejercicios, el número de usuarios se ha disparado un 60,8%, terció Feijóo.

El Gobierno espera así atender a una demanda creciente en 287 concellos y siete mancomunidades o agrupaciones municipales. «Es un servicio que cada vez se demanda más, porque la gente mayor, si los van a cuidar de forma adecuada, lógicamente prefieren quedarse en su casa a desplazarse a una residencia de una aldea distinta», reflexionó el mandatario autonómico, que garantizó a los alcaldes su predisposición a atender los nuevos casos que vayan emergiendo dentro de sus lindes. De los diez millones de presupuesto reservados, ocho se desembolsarán el año próximo.

Las residencias

Pero este no es el único proyecto social que tiene entre manos el equipo de Alberto Núñez Feijóo. A finales del pasado mes de febrero, el Consello aprobó el plan «Como na Casa» para la construcción de siete residencias en cada una de las grandes ciudades de la Comunidad. La inversión, programada hasta el final de la legislatura, ascenderá 48 millones de euros y se mejorará en 900 plazas la actual oferta disponible en centros de titularidad pública.

Toda la actualidad en portada

comentarios