Exterior del edificio de la Audiencia Provincial de Pontevedra
Exterior del edificio de la Audiencia Provincial de Pontevedra - ABC
GALICIA

Dos años de prisión para el hombre que agredió a machetazos a otro por labrar una finca en disputa

Al grito de «no pisarás más mi finca» le propinó diversos golpes que provocaron pérdida de visión en un ojo

SANTIAGOActualizado:

Los conflictos entre particulares por las lindes de una finca a veces provocan que la sangre llegue al río. La Audiencia Provincial de Pontevedra acaba de condenar a un vecino de Bueu (Pontevedra) a dos años de prisión, al abono de una multa de más 67.000 euros y a la prohibición de aproximarse a menos de 120 metros de la víctima durante ocho años, por propinar una paliza a otro hombre con el que tenía un conflicto de lindes.

En el auto de acusación de la Fiscalía se detallaban los detalles de la agresión, más propias de siglos pasados que de la Galicia del siglo XXI. Según el relato del Ministerio Público y que ha quedado recogido como hechos probados en la sentencia, el 1 de marzo de 2016 y en el lugar de Vilar-Outeiro de Bueu, el acusado observó que su vecino estaba trabajando en una propiedad que ambos se disputan.

Con «ánimo de menoscabar su integridad física», agarró un machete y se le acercó por la espalda golpeándole en un hombro, al grito de «no pisarás más mi finca». Después se abalanzó sobre él, momento en el que el agredido intentó sacarle el machete y forcejearon.

Finalmente, cayeron al suelo y el acusado se colocó encima de su vecino, cogió una piedra y le golpeó repetidas veces en las manos y en cabeza. También le metió los dedos en los ojos, a pesar de que la víctima chillaba pidiendo auxilio. Fue la llegada de otro vecino la que puso fin a la agresión: el acusado tiró el cuchillo y abandonó la finca.

El agredido necesitó de atención médica para los daños causados en la mano, los ojos y la cabeza. Según la Fiscalía, la víctima arrastra secuelas en la visión del ojo izquierdo y molestias en una mano.

La Fiscalía redujo su petición inicial de pena en dos años tras llegar a un acuerdo de conformidad con el acusado, José Ramón F.V. tras reconocerse autor de un delito de lesiones con deformidad. Además, tuvo en cuenta dos circunstancias atenuantes, de reparación del daño y de arrebato.

De este modo, tanto el Ministerio Público como la acusación particular se han mostrado a favor de que el condenado no tenga que ingresar en prisión a cambio de que satisfaga la multa, pero sobre esta cuestión el magistrado de la Sección Segunda decidirá cuando redacte la sentencia en las condiciones acordadas por las partes.