El condenado se negó a devolver el dinero cuando fue descubierto
El condenado se negó a devolver el dinero cuando fue descubierto

Dos años de prisión por pagar una pizza con un billete falso de 50 euros

El acusado entregó a un repartidor un papel impreso a color que aparentaba ser un billete real para pagar un envío de 11,50

SantiagoActualizado:

El acusado de pagar una pizza que pidió a domicilio con un billete de 50 euros falso ha sido condenado a una pena de dos años de prisión por dos delitos de tenencia de moneda falsa y estafa leve. Así lo consideró la sección primera de la Audiencia Provincial de La Coruña tras escuchar la versión del acusado (que ya había sido condenado por falsedad documental) y del repartidor que llegó a devolverle los 38,50 euros correspondientes. Según el testimonio del chico, fue cuando llegó de nuevo al local desde el que reparten la comida cuando descubrió el engaño y, guiado por su jefa, regresó a la casa del acusado para recuperar el dinero.

En ese segundo encuentro, el ahora condenado se negó a hacerle entrega de la vuelta que le había dado, por lo que fue denunciado ante la Guardia Civil, que confirmó que poseía otros tres billetes de las mismas características que el que trató de colar al repartidor. En la sentencia del caso, el tribunal apunta que «él tenía pleno conocimiento de que los billetes no eran verdaderos» y que su finalidad era «incorporarlos al tráfico» tal y como se comprobó con el intento de compraventa de la comida.

En este punto, la sala también entiende que el acusado se valió de las circunstancias del momento para camuflar su estafa. En esta línea matizan que «el engaño se vio favorecido por la nocturnidad que lleva al empleado de Pizza Móvil a actuar bajo una irreal presuposición, es decir, la legalidad del dinero con que se abona el producto».

Dos años y un día

Por todo ello, el estafador ha sido condenado a dos años y un día de cárcel y a una multa de 50 euros con prisión subsidiaria de tres días en caso de impago. También deberá abonar una multa diaria durante dos meses y con una cuota de cinco euros, además de las costas procesales.