El acusado, a su llegada a ls juzgados de Verín
El acusado, a su llegada a ls juzgados de Verín - EFE

El acusado de matar a su mujer en la cama del hospital se niega a declarar

La familia de Isabel Fuentes lo recibió al grito de «asesino» en la puerta del juzgado

SantiagoActualizado:

El acusado de acabar con la vida de su mujer mientras ésta se recuperaba en el hospital de Orense de una agresión previa —presuntamente también provocada por él— evitó declarar ayer ante el juez encargado del caso. Aniceto Rodríguez, que sufrió un ictus después de supuestamente acuchillar a su esposa, se trasladó a los juzgados de Verín para una declaración indagatoria previa a la vista oral en la que será procesado por dos delitos de asesinato, uno de ellos en grado de tentativa. Sin embargo, el acusado guardó silencio y se acogió a su derecho a no declarar para, según explicó su abogada, «no hacerlo mal». En las afueras del juzgado lo esperaban familiares y amigos de la fallecida, que lo recibieron al grito de «asesino» y clamaron «justicia».

El asesinato de Isabel Fuentes se produjo en la misma habitación donde la mujer se recuperaba de una brutal agresión en su vivienda que, según su marido narró a la Guardia Civil, perpetraron unos ladrones durante un asalto a la casa que compartían. La investigación puesta en marcha por los agentes descartó la versión de Aniceto Rodríguez y obligó a los efectivos a solicitar el alejamiento de la mujer por entender que se podría tratar de un caso de violencia machista. Pese a la recomendación, la juez responsable rechazó la petición, por lo que la familia de Isabel Fuentes recurrió al Tribunal Supremo para «llegar hasta el final» después de que el Consejo General del Poder Judicial descartase cualquier tipo de responsabilidad disciplinaria contra la magistrada.

Aniceto Rodríguez fue citado ayer para ser informado de los cargos de los que se le acusa, y por los que se enfrenta a una pena de más de 20 años de cárcel. Con este trámite —que duró poco más de 40 minutos— se pone fin a la fase de instrucción y el juicio queda pendiente de fecha. En opinión de la abogada de la familia de Isabel Fuentes, el acusado «tiene capacidad para comprender lo que está haciendo» pese al ictus que sufrió después de herirse con un arma al lado de la cama donde su mujer falleció. El silencio de la jornada de ayer, en la que optó por no hablar, contrasta con otras declaraciones en las que se mostró «más colaborador» y llegó a «reconocer los distintos episodios con cierta dificultad», indicó la abogada de la acusación. El intento de asesinato del que se culpa a Aniceto Rodríguez tuvo lugar el abril de 2015. El 8 de mayo Isabel Fuentes murió apuñalada en el CHUO.