Galicia

Prisión para la terrorista colombiana detenida en Orense por ocho muertes

Se la acusa de formar parte de la cúpula de una organización armada en su país

Una operación conjunta entre la Policía española y la colombiana propició la detención en la tarde del pasado lunes de una presunta terrorista que llevaba diez años afincada en el barrio orensano de O Couto. Según fuentes policiales informaron a ABC, varios agentes de la comisaría de Orense llevaban días siguiendo a la arrestada, Nibia Aurora Cano Carrillo, para marcar el momento más propicio para su detención, que se produjo mientras tomaba café con un grupo de compatriotas. La supuesta terrorista está acusada de coordinar, al menos, tres atentados en su país. Estas acciones se saldaron con la muerte de ocho personas —uno de ellos menor— y estarían ligadas a la actividad terrorista de una facción del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de la que se cree que Cano Carrillo formaba parte.

Los agentes de la Policía colombiana la señalan como la encargada de reclutar y radicalizar a los jóvenes, además de capacitar a las células terroristas de la ciudad de Cúcuta, Villa del Rosario y Los Patios. Dentro de las funciones de adoctrinamiento radical de la integrante de este grupo terrorista estaba la instrucción de los miembros de grupos urbanos y la distribución estratégica en acciones armadas.

Una década en Orense

Del mismo modo, la mujer frecuentaría la cárcel modelo de la ciudad de Cúcuta con el fin de apoyar a los integrantes reclusos, que continúan ejerciendo su doctrina en el interior del centro penitenciario. Paralelamente a la detención de esta colombiana asentada en Orense, se detuvo en Colombia a un hermano de la fugitiva, considerado coordinador logístico de la organización y el encargado de obtener el material de guerra, así como de llevar a cabo la inteligencia para la comisión de atentados en su país. La arrestada vivía desde hace una década en Orense, la misma ciudad donde fue detenida. Según el testimonio de la camarera que estaba en el local en el momento de la intervención, todo se produjo de manera «muy pacífica» y sin apenas llamar la atención. «No hubo violencia ni ningún tipo de incidente», comentó esta testigo ocular de la detención, que conocía a la mujer del barrio y la calificó como «una chica muy amable a la que conocíamos de vista». «Últimamente me contó que tenía a su madre en Colombia y que estaba enferma y pensaba ir a verla», indicó la misma camarera que presenció todo el operativo.

Tras enviarla a prisión condicional y sin fianza, el juez de la Audiencia Nacional está a espera de que las autoridades colombianas entreguen la documentación pertinente de la detenida para su extradición. Entre los atentados que se le imputan figura un coche bomba en 2002 contra una estación de policía en el que fallecieron cuatro agentes y tres civiles. También se cree que prestaba su vivienda para la elaboración y planificación de sus crímenes.

Seguimiento

La investigación que derivó en el arresto de la presunta terrorista, que en breve pasará a manos de la Policía colombiana, arrancó a principios de noviembre cuando los agentes detectaron su presencia en Galicia. Efectivos orensanos siguieron a la sospechosa tres días para garantizar el éxito de la operación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios