Imagen de Ximo Puig tomada este lunes durante su discurso
Imagen de Ximo Puig tomada este lunes durante su discurso - ROBER SOLSONA
9 d'Octubre

Ximo Puig pide a los presidentes autonómicos un nuevo pacto de la Moncloa para crear un Estado federal

El presidente valenciano aboga por un modelo que asegure «la singularidad entre territorios y la igualdad ciudadana»

VALENCIAActualizado:

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha aprovechado el discurso institucional con motivo del 9 d'Octubre, Día de la Comunidad Valenciana, para reclamar «un nuevo pacto de la Moncloa que estabilice un modelo federalizante para garantizar la singularidad entre territorios y la igualdad ciudadana».

Puig se ha dirigido al resto de presidentes autonómicos para abrir un “espacio de reflexión amplio” que permita impulsar “un nuevo proyecto de España” desde un “marco de estabilidad”.

Sin citar de forma expresa la crisis abierta por el desafío legal de los separatistas catalanes, el presidente de la Generalitat ha recalcado que la actitud de los valencianos «será de lealtad reivindicativa».

Asimismo, en una crítica implítica al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado que «el inmovilismo es la peor de las acciones».

[Ximo Puig, sobre los «países catalanes» y la independencia: «Somos valencianos, eso no es objeto de debate»]

Durante su discurso institucional con motivo del Día de la Comunidad Valenciana, Puig ha hecho un llamamiento a "recuperar el espíritu de diálogo" que hizo posible en 1977 los Pactos de la Moncloa, que permitieron estabilizar la economía y poner las bases para construir la democracia social.

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, ha criticado el discurso de Puig, del que ha dicho que es «propio de un Gobierno en funciones». Bonig ha lamentado que el jefe del Consell haya perdido un “momento histórico” para defender a la Comunitat Valenciana dentro de España.

Para el presidente de la Generlitat, ese proceso de reforma debe llevar a un marco de estabilidad, y no se debe entender como "un gesto de debilidad ante nadie", sino como la voluntad para desarrollar "un nuevo proyecto de España".

"Es hora de que busquemos el encuentro para superar la crisis más grave de nuestra reciente historia", ha aseverado Puig, quien ha asegurado que hace 41 años España estaba "mucho peor que ahora", pero se supo entender que por encima de los intereses de los partidos están los intereses del país.

Ha afirmado que a los valencianos les "duele" lo que está pasando, les "conmueve la ruptura de la legitimidad democrática constitucional", les "indigna la falta de puentes" para considerar las razones del otro y les "entristece la fractura, el enaltecimiento de la polarización".

Por ello, ha pedido generar "un patriotismo cívico", donde tengan cabida "todas las patrias y 'matrias' personales y colectivas"; ha pedido a los dirigentes políticos que no hagan sufrir a las personas, y ha reivindicado la política "sin mesianismos, sin dramatizaciones, sin excusas", como la que hacen los valencianos.

Puig ha centrado la otra parte de su discurso en defender la "lealtad reivindicativa" de los valencianos, que quieren formar parte de un proyecto "compartido, justo y solidario", pero que no decaerán en demandar los recursos que necesitan, porque "una cosa es la prudencia, incluso la paciencia" si se ve voluntad de cambio, y otra "bajar la cabeza".