Imagen de Ximo Puig tomada durante la Procesión Cívica en Valencia
Imagen de Ximo Puig tomada durante la Procesión Cívica en Valencia - ROBER SOLSONA
Política

Ximo Puig exige la detención de los ultras responsables de las agresiones en Valencia

El presidente de la Generalitat reclama el arresto las personas que infringieron la ley y alteraron el orden público

VALENCIAActualizado:

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha exigido este martes a la Delegación del Gobierno que se detenga a las personas que infringieron la ley y alteraron el orden público en la manifestación de ayer por la tarde convocada con motivo del Día de la Comunitat Valenciana.

En declaraciones a los periodistas en Bruselas difundidas por la Generalitat, Puig, que asiste al Comité de las Regiones, ha aseverado que "lo básico" para dar "tranquilidad a la ciudadanía" y para "fortalecer la convivencia es que aquellos que han alterado el orden público, aquellos que han agredido" sean identificados, detenidos y puestos a disposición judicial.

"Eso es lo fundamental. A partir de eso, es evidente que hay que dar por parte del Gobierno las explicaciones oportunas", ha manifestado el presidente valenciano.

Preguntado por las voces que piden la dimisión del delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, por esas agresiones, Puig ha indicado que su "labor institucional no es confrontar" con el delegado, y no lo va a hacer.

Un grupo de ultras de extrema derecha boicoteó con el empleo indamisible de la violencia la manifestación convocada por la Comisión 9 d'Octubre, liderada por Acció Cultural del País Valencià (ACPV), una entidad «hermana» de los secesionistas de Òmnium Cultural, que agrupa a partidos de izquierdas como PSPV, Compromís o la filial valenciana de ERC, y a sindicatos.

Los ultras trataron de impedir con el uso siempre injustificado de la violencia que otro grupo formado por integrantes de organizaciones secesionistas como la CUP, Arran o Endavant se sumaran a la marcha por las calles del centro de Valencia con la pancarta de «la independencia es el único camino» y mapas de los «países catalanes». UGT, uno de los convocantes de la marcha autorizada, ya había expresado públicamente que no compartía los postulados independentistas.

Conforme había avanzado ABC, la CUP y Arran no habían comunicado a la Delegación del Gobierno su intención de manifestarse, pese a que habían anunciado a través de las redes sociales que lo iban a hacer a la misma hora y desde el mismo punto que la marcha autorizada a la Comisión 9 d'Octubre.

Los ultras tampoco habían expresado a la Delegación del Gobierno a través de los cauces oficiales su voluntad de manifestarse.