Inagen de la entrega del premio a Societat Civil Catalana - ROBER SOLSONA
Política

Ximo Puig entrega el premio a Societat Civil Catalana en el Palau con la ausencia total de Compromís

El presidente de la Generalitat de desmarca en su discurso de algunas tesis de la entidad para advertir de los intentos «recentralizadores»

Ningún representante de la coalición acude a la cita a la que estaban invitados por la Fundación Manuel Broseta; tampoco lo hace Podemos

VALENCIAActualizado:

Los pronunciamientos durante los últimos días de miembros de Compromís anticipaban la imagen que finalmente tenía lugar este lunes en el Palau de la Generalitat: la Fundación Manuel Broseta ha concedido el premio de Convivencia a Societat Civil Catalana, del que hacía entrega el jefe del Consell, Ximo Puig, ante la ausencia total de la coalición. Ningún representante ha acudido a la cita, ni siquiera la vicepresidenta del Ejecutivo autonómico, Mónica Oltra, o el presidente de las Cortes Valencianas -segunda máxima autoridad-, Enric Morera. Tampoco lo ha hecho nadie de Podemos, pese a que todos ellos estaban invitados.

Una hora antes de la entrega del galardón, la coportavoz de Compromís, Águeda Micó, ha manifestado a través de Twitter que es «un error que no nos representa» que el premio se celebre en el Palau, al considerar que este edificio es «un espacio abierto de todos los valencianos y, como tal, debería estar abierto a los que fomentan la convivencia y no a los que propugnan la división y el enfrentamientos en otros territorios».

Pese a ello, Ximo Puig ha asegurado, en declaraciones a los medios, que el galardón «en absoluto» ha creado desavenencias dentro del Gobierno y ha pedido superar «disputas estériles» porque «lo que nos debe unir de verdad es la convivencia en la diversidad».

Desde Sociedad Civil Catalana, su responsable, José Rosiñol, ha comentado que están «acostumbrados» a gestos como el de Compromís porque también hubo partidos en contra en 2014 cuando el Parlamento Europeo les concedió un premio, aunque les «choca» que haya formaciones en contra de la diversidad cuando son una entidad «transversal» que defiende «la convivencia».

Presentes

La mayoría de autoridades políticas en la cita han sido del PSPV, entre ellas las conselleras de Sanidad y de Justicia, Carmen Montón y Gabriela Bravo respectivamente; varias secretarias autonómicas; la vicepresidenta primera de las Cortes, Carmen Martínez; y el portavoz en la Cámara, Manolo Mata, además de algunos diputados.

Ximo Puig, a su llegada al acto este lunes
Ximo Puig, a su llegada al acto este lunes - ROBER SOLSONA

También han asistido los expresidentes de la Generalitat Joan Lerma y Eduardo Zaplana; cargos de Ciudadanos -como el diputado nacional Toni Cantó, la síndica, Mari Carmen Sánchez, o el líder autronómico, Fernando Giner- y del PP, como el presidente de la gestora en Valencia, Luis Santamaría, o el portavoz en el Ayuntamiento, Eusebio Monzó. En este partido también han destacado las ausencias por la celebración de la Junta Directiva Nacional.

Salir a la calle

Ya durante el acto, y una vez recibido el galardón de manos del jefe del Consell, el presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, ha afirmado que la entidad «no va a abandonar a todos aquellos catalanes que también se sienten españoles y europeos», por lo que «en el momento en el que se produzca alguna acción o declaración que vaya en contra de la legalidad vigente o que conculque los derechos de los ciudadanos» no dudarán en «volver a salir a la calle no para generar conflicto, sino para reclamar respeto a la Constitución y al Estatut».

En su opinión, ha llegado el momento de abrir una «nueva etapa» en Cataluña en la que «predomine la sensatez» tras la «fractura sin precedentes» que ha dejado el proceso secesionista y ha anunciado que a corto plazo tienen previsto reunirse con el presidente del Gobierno y con los presidentes autonómicos para organizar actos en España y Europa y llevar su mensaje de «sentido común, convivencia y reconciliación».

En Cataluña ha surgido un «populismo separatista excluyente», según Rosiñol, quien ha afirmado que no van a «permitir a nadie» que les convierta en extranjeros en su propia tierra y les «apeen del proyecto europeo». Además, ha añadido que en la Comunidad Valenciana «se repite miméticamente lo que ocurrió hace unos años en Cataluña»: «A sabiendas de lo que conlleva el proceso independentista de fractura social, decadencia económica y ruptura institucional, estamos a tiempo de parar este tipo de actitudes».

Puig alerta de la recentralización

En su intervención, Ximo Puig ha comenzado recordando la figura de Manuel Broseta, asesinado por ETA hace 26 años y ha destacado que «acordar y pactar ni ayer ni hoy es traicionar». Por ello, ha comentado que «los valencianos, desde el respeto, no son indiferentes y desean la superación de una situación que perjudica a Cataluña, al conjunto de España y a la Comunidad Valenciana».

Puig, junto a los miembros de Societat Civil Catalana
Puig, junto a los miembros de Societat Civil Catalana - ROBER SOLSONA

Sin embargo, ha optado por desmarcarse de algunos postulados de Societat Civil Catalana y ha centrado su discurso en el diálogo y en la diversidad, sin mención a las decisiones del Gobierno de Carles Puigdemont. «Tiene plena vigencia recuperar el espíritu integrador frente a los maniqueísmos», ha señalado, para advertir de los intentos «recentralizadores» a raíz del debate catalán. «Que nadie utilice el separatismo para recentralizar ni para menospreciar las diferentes lenguas, culturas y sentimientos que existen en España», ha afirmado.

Para el jefe del Consell -quien se ha reunido en varias ocasiones con Carles Puigdemont-, hay que «combatir sin concesiones contra dos amenazas que van a la par: la uniformidad y el identitarismo». «Tenemos que encontrar el común diverso», ha apuntado: «Que nadie olvide en el debate territorial que en los territorios viven personas. Que el espíritu crítico y el compromiso cívico no se agoten nunca».

Fractura del legado recibido

Por su parte, el presidente de la Fundación Profesor Manuel Broseta, Rafael Ferrando, ha subrayado el «juicio y acierto» del jurado que «con total independecia» resolvió conceder el galardón a SCC, a quien ha agradecido su «exitosa labor de movilización ciudadana» y su «labor encomiable» a la hora de «promover, difundir y fomentar la cohesión y la convivencia» entre los ciudadanos de Cataluña y también con el resto de españoles.

Ahora, ha dicho, «nadie tiene que venir a darnos lecciones de democracia», pero el independentismo catalán «amenaza con fracturar el legado recibido»: «Es un ataque a la legalidad y solo desde el imperio de la ley será posible la vuelta a la armonía».