Política

Ximo Puig allana el camino a Pedro Sánchez para lograr el apoyo de los soberanistas catalanes

El líder del PSOE toma como referencia la «vía de dialógo» del presidente valenciano con Cataluña

Imagen de Puig y Puigdemont tomada este lunes en Valencia
Imagen de Puig y Puigdemont tomada este lunes en Valencia - MIKEL PONCE

El presidente de la Generalitat Valenciana y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, escenificó este lunes el «nuevo marco de la relaciones» con Cataluña en un encuentro calificado de «histórico» con su homólogo catalán, el independentista Carles Puigdemont. La cita tuvo más contenido simbólico que práctico, pero fue aprovechada por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para ensalzar la posición de «diálogo» de Ximo Puig con los soberanistas catalanes. En un mensaje escrito en catalán difundido en las redes sociales, Sánchez recalcaba que «cuando la política y el diálogo se abren camino, surgen iniciativas como la liderada por Ximo Puig para reconstruir las relaciones con Cataluña».

En realidad, los encuentros entre presidentes autonómicos de ambas regiones no son nuevos. Artur Mas y el popular Alberto Fabra protagonizaron cumbres similares a la del pasado lunes para reclamar al Gobierno las inversiones necesarias para impulsar el Corredor Mediterráneo, la línea férrea cuya reivindicación ha unido a la Comunidad Valencianas y Cataluña con independencia del color político de sus gobernantes. Sin embargo, las relaciones políticas se truncaron a raíz del proceso soberanista impulsado por Artur Mas y mantenido por Puigdemont.

El pasado mes de mayo, Puig decidió romper la etapa de «incomunicación» entre ambas Administraciones. El presidente valenciano es un ferviente defensor de los lazos culturales, lingüísticos y económicos entre ambas autonomías y ha solslayado el proceso separatista, ante el que propone un cambio de modelo de Estado basado en el federalismo y en una «España plural» que sirviera para encajar a Cataluña, lejos de la «España centralista».

Una alternativa con la que trataría de persuadir a los independentistas para que desistieran de su intención de abandonar España. De esa forma, Ximo Puig ejerce de contrapeso a los barones socialistas que se niegan en rotundo a que el PSOE alcance acuerdos con formaciones como PDC (la antigua Convergencia) o Esquerra Republicana de Cataluña en unas eventuales negociaciones para lograr apoyos en una nueva intentona de Sánchez para ser investido presidente del Gobierno.

En este contexto, el portavoz de CDC, Francesc Homs, ha reconocido que estarían dispuestos a facilitar un Gobierno de Pedro Sánchez sin que el referéndum sobre la independencia resulte una condición imprescindible. La posición de diálogo abierta en Valencia allanaría de esa forma el camino al secretario general del PSOE en un acuerdo al que deberían sumarse ERC y Podemos con sus confluencias.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios