Cultura

La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La fiesta gozará de protección cultural tras superar el examen en la sede de la ONU

Imagen de la Cremá de este año - MIKEL PONCE

Objetivo cumplido. Las Fallas de Valencia han sido declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

El Comité intergubernamental para la salvaguardia del patrimonio de la Unesco que celebra en Adis Abeba su reunión anual, ha aprobado la protección de las Fallas valencianas como bien inmaterial entre otras celebraciones, cantos, ritos y conocimientos tradicionales.

Según este organismo, la práctica de esta festividad cultural, transmitida en el seno de las familias, refuerza la cohesión social y favorece la creatividad colectiva de las comunidades.

La Unesco no solo reconoce el valor de los monumentos valencianos, sino también todos los actos que envuelven esta festividad que se celebra del 14 al 19 de marzo: desfiles de bandas de música, ofrendas florales y eventos culinarios.

El título supone un reconocimiento sin precedentes de la fiesta mayor de Valencia y un impulso para el turismo de la ciudad y la economía de todos los sectores implicados en ella. Reconoce también que las Fallas son una tradición única, una fiesta que involucra a miles de valencianos y supone una fuente de creatividad colectiva que mantiene vivas prácticas tradicionales valencianas a través del tiempo. Los valores estéticos de la fiesta y sus rituales heredados de generación en generación, han logrado que las Fallas pertenezcan a todos los territorios del mundo, sumándose a otros dos bienes de la ciudad de Valencia, la Lonja de la Seda y el Tribunal de las Aguas, reconocidos por la UNESCO en 1996 y en 2009, respectivamente.

Imagen de la celebración de este miércoles
Imagen de la celebración de este miércoles- EFE

Durante unos días del mes de marzo, las Fallas convierten la ciudad de Valencia en un museo de arte efímero para celebrar la llegada de la primavera. Sátira, ironía y humor se alían para hacernos reír a carcajadas de la economía, la sociedad y la política mundial.

Los famosos ‘ninots’, son muñecos de dimensiones desproporcionadas que pueden llegar a formar monumentos de más de 20 metros de altura y alrededor de 60 metros de diámetro. Estos conjuntos reciben el nombre de “falla” y en la ciudad llegan a plantarse más de 400 fallas y otras 400 infantiles para reducirse a cenizas el 19 de marzo bajo el fuego purificador.

Pero la fiesta va más allá, con 19 ‘mascletaes’ oficiales y otras tantas procedentes de las comisiones falleras, con más de 100.000 falleros desfilando con la indumentaria tradicional en la Ofrenda a la Virgen de los Desamparados, con la música de más de 400 bandas, con las verbenas, conciertos y toneladas de pólvora disparadas en castillos de fuegos artificiales.

Imagen de archivo de una mascletà
Imagen de archivo de una mascletà- MIKEL PONCE

El origen de las Fallas se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de Valencia, en vísperas de la fiesta de su patrón San José, quemaban frente a sus talleres, en las calles y plazas públicas, los trastos viejos e inservibles junto con las piezas de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno.

Así, durante el siglo XVIII ardían pequeñas estructuras de materiales combustibles que recibieron el nombre de Fallas y que se quemaban la víspera de San José. Con el paso del tiempo, estas figuras fueron evolucionando y adquiriendo un componente crítico, irónico y humorístico.

Para festejar el reconocimiento, Junta Central Fallera ha organizado diversos actos. Hoy se hará una ‘plantà al tombe’ elevando el remate de una falla del artista Juanjo García, empujándolo y estirándolo con cuerdas, a las 19:30 horas frente a las Torres de Serranos. El domingo, 4 de diciembre, habrá una recepción oficial a las 17:00 horas en el Palau de la Generalitat, y a las 18:30 una Crida especial de la Humanitat, un espectáculo piromusical con luces y la Cremà de la Falla, frente a las Torres de Serranos.

Imagen de la celebración en el Ayuntamiento
Imagen de la celebración en el Ayuntamiento- ROBER SOLSONA

El Comité que concedido el reconocimiento, cuyas reuniones se prolongarán hasta el próximo viernes en la capital etíope, está formado por representantes de 24 Estados partes en la Convención de la UNESCO para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial.

El expediente de la candidatura de las Fallas ha recibido en esta reunión el visto bueno de la Unesco, tras un periplo que comenzó en 2011 cuando en Ayuntamiento de Valencia acordó iniciar los trámites para que las fiestas josefinas obtuvieran esa declaración.

El concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera (JCF), Pere Fuset, junto con el secretario general de la JCF, José Martínez Tormo, y Antonio Bravo y Consuelo Matamoros como representantes de la Generalitat, han conformado la delegación valenciana que ha defendido la candidatura de la fiesta grande de Valencia.

Presidido por el director general de la Autoridad para la investigación y la conservación del patrimonio cultural de Etiopía, Yonas Desta Tsegaye, el cónclave ha examinado 42 candidaturas de inscripción en la Lista del patrimonio cultural inmaterial, cinco de las cuales requieren medidas urgentes de salvaguardia.

Las Fallas eran candidatas a ser registradas en la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad junto a otras 36 manifestaciones culturales, que podrían sumarse a 336 tradiciones y conocimientos ya protegidos por el organismo de la ONU.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios